Sevilla, XV Festival de Cine Europeo (2): Temas comunes

  23 Noviembre 2018

Radiografía de una Europa desesperanzada

sevilla-at warComo cada año el Festival de Cine de Sevilla nos aporta una visión amplia y generosa del cine que se hace en Europa; un cine que dirige su mirada a los problemas reales de la sociedad, y en el que progresivamente han ido desapareciendo las visiones optimistas, imponiéndose la sombría realidad en la que hoy nos encontramos.

Hablamos de una Europa desgastada, primero por una dura crisis económica, a la que luego ha seguido el desengaño de las políticas y las instituciones, incapaces de recuperar la senda de la solidaridad y la atención a las necesidades de los ciudadanos. El cine europeo refleja esa desesperanza y preocupación a través de películas comprometidas, oscuras y poco piadosas con la realidad actual. Esta visión es claramente detectable en las diferentes secciones del festival.

En la Sección Oficial, esta visión desencantada se visibiliza en películas que nos han gustado como At War de Stéphane Brizé que narra la lucha de unos trabajadores tras el cierre de su fábrica, después de haber sufrido duros recortes en sus salarios, bajo la promesa de que no se cerraría.

Close Enemies, es  un policíaco, dirigido por David Oelhoffen que plantea la lucha entre narcotraficantes y la policía en barrios conflictivos, donde por los métodos de unos y otros es difícil establecer la línea de separación entre lo moral y lo inmoral.

Amin de Philippe Faucon, aborda el tema de la emigración de los trabajadores africanos a Europa y sus condiciones de vida.

Joy de Sudabeh Mortezai, también propone la situación de los emigrantes, en una narración sobre las redes de prostitución en las que caen jóvenes africanas.

Por su parte, Pearl es la primera cinta de la directora alemana Elsa Amiel, que situando la historia en el mundo del culturismo femenino, propone al espectador una reflexión sobre las relaciones humanas, el respeto a los otros y la construcción de la identidad.

Cada año la presencia del cine ruso en el festival depara agradables sorpresas y un buen ejemplo de esto es la película Dovlátov, de Alexey German Jr., que narra una semana de la vida de este escritor, represaliado por las autoridades de la Unión Soviética en los años setenta. El filme analiza la condición del artista en un entorno represivo, en el que para escribir había que pertenecer al sindicato de escritores y la libertad de expresión era reprimida.

Sin duda una de las películas más llamativas del Festival ha sido Touch me not de la directora rumana Adina Pintillie. Ganadora del Oso de Oro en la última edición del festival de Berlín. La propia directora ha presentado este filme como una investigación, una experiencia emocional sobre la intimidad, las barreras emocionales y el papel de la sexualidad en nuestra capacidad de relacionarnos con los demás. Con una apariencia de documental, la película sale adelante gracias a un excelente trabajo en la dirección de los actores y actrices y una puesta en escena original.

En una clave que prioriza las películas de autor cabe citar El peral salvaje, del reconocido director turco Nuri Bilge Ceylan, premiado en Cannes por Winter Sleep (2014), que nos propone una historia que explora las relaciones familiares, quizás algo lastrada por su excesiva duración  (188 minutos). Otro título a destacar es Atardecer del húngaro Lászlo Nemes, director de la multipremiada El hijo de Saúl (2015). Volveremos sobre ellas en próximas entregas.

sevilla-the trial

Otro elemento a destacar en la presente edición es la importante presencia de películas de no-ficción. Así, en la sección Las nuevas olas cabe citar The Trial de Sergei Loznitsa, que se cuestiona dónde están los límites entre realidad y ficción partiendo de material de archivo sobre los juicios de Moscú en 1930. Incidiendo en cómo se elaboran las noticias falsas, un tema por cierto de gran actualidad.

También cabe citar aquí Putin’s Witnesses, un documental que parte del material rodado para una película oficial sobre el primer año de mandato de Putin y que su autor, Vitaly Mansky hoy autoexiliado, ha convertido en un retrato irónico e incómodo para el mandatario ruso.

Volviendo a la ficción, una película a destacar, presentada en esta sección, es Anna’s War, dirigida por Aleksey Fedorchenco, que narrar la supervivencia de una niña de seis años, que sobrevive a una matanza perpetrada por el ejército alemán en la invadida Unión Soviética, durante la Segunda Guerra Mundial. Es una historia de resistencia contada desde el punto de vista de la niña que se esconde en una escuela ocupada por los nazis. Película inteligente que expone la crudeza de la guerra con poderosas imágenes y metáforas sobre lo dura que puede ser la lucha por la libertad.

Dentro de la sección Selección EFA 2018, nos ha llamado la atención por su originalidad la película sueca Border, del director Ali Abbasi. En este filme se nos propone una especie de fábula fantástica que nos invita a reflexionar sobre lo que supone ser percibido como diferente. La protagonista, Tina, que trabaja como guarda fronteriza, tiene un olfato especial para detectar a quienes intentan pasar objetos de contrabando. Su relación con la naturaleza es clave para desentrañar esta historia.

Otro aspecto llamativo en esta edición del festival es la presencia de varias películas de animación para adultos. Así, cabe citar a Funan del francés Denis Do que aborda la masacre de los jemeres rojos en Camboya, o Ruben Brandt, collector del húngaro Milorad Krstic, que con un dibujo de inspiración cubista narra con buen pulso la historia de un psicoanalista que tiene que convertirse en ladrón para hacerse con una serie de pinturas universales (Velázquez, Botticelli, Warhol, Hopper, entre otros) para curar sus traumas que afloran en terribles pesadillas.

Al programar el festival una completa retrospectiva dedicada al director sueco Roy Andersson, hemos tenido la oportunidad de ver su primer largometraje Una historia de amor sueca (1970), película recuperada en formato digital en 2014, que muestra los principales signos de identidad de su cine. Tomando como elemento central la historia de un primer amor entre adolescentes, la película propone un análisis pesimista sobre la familia, la amistad y el amor, aplicando un humor ciertamente sombrío, que se agudizará en sus siguientes películas.

Escribe Juan de Pablos Pons

sevilla-ruben brandt