V festival de cortos XS Puçol (2): Sección autonómica

  22 Octubre 2016

Radiografía del cortometraje valenciano

xs-14-anysLa producción valenciana de cortometrajes está más viva que nunca y para muestra los títulos a competición en Mirades des d’ací, la Sección Autonómica del Festival de Cortometrajes XS Puçol. Trabajos con temáticas arriesgadas que cuanto menos sorprenden por su calidad técnica, su inventiva narrativa y compromiso con la realidad que retratan.

De dicho compromiso con el pasado surge Las mamás belgas, el documental de Sven Tuytens que reconstruye la vida y arriesgada aventura de un grupo de mujeres de Antwerp y Bruselas que recién estallada la Guerra Civil española viajaron a nuestro país para trabajar en hospitales militares del bando republicano.

14 anys i un dia es el debut de Lucia Alemany: con las calles de Traiguera como escenario, la realizadora ahonda en la difícil etapa de incomunicación entre una adolescente y su madre. La una ofuscada con su amiga, la otra con los cuidados de la casa. La primera huye del hogar, la segunda se refugia en él. Hasta que en la plaza mayor, con su trajín festivo, detonarán las tensiones que ambas protagonistas han venido engendrando en su interior.

La falta de hábito bien sea por la carencia de información o los prejudicios raciales conducen a un estado de incomunicación entre ciudadanos de países vecinos. Esta bien podría ser la hipótesis de partida de Un lugar, de Iván Fernández Córdoba. Dos automóviles parados en medio de una carretera secundaria. El uno precisa de la herramienta del otro. Situación de fácil solución si no fuese por la desconfianza, incluso miedo, a lo desconocido que emergerá entre los ocupantes del vehículo más lujoso ensanchando más si cabe los pocos metros que los separan.

En otras ocasiones los realizadores deciden apostar todo el peso de la dramaturgia de sus obras a los diálogos. Javier Marco en Classmate sólo precisa del interior de un autobús, dos viejos conocidos y los minutos que separan una parada de la siguiente para que estos restablezcan contacto. El diálogo que entablan los dos protagonistas será la herramienta mediante la cual Marco irá construyendo el perfil de la ingeniera y el indigente, habitantes estos de diferentes mundos ligados por supuestos recuerdos del pasado.

Óscar Barnàcer domina tanto el juego verbal como el visual y así lo demuestra en Apolo 81, una interesante interpretación acerca de las estrategias de seducción empleadas por ambos sexos. Una experta y un experto en la materia se dan cita en uno de los lugares más propicios para la sociabilización en nuestro país, el bar. Lo que en apariencia es un primer encuentro pronto supera la dimensión de lo real,  propiciando un espacio donde el juego competitivo, el ranking de clasificaciones y el estatus adquirido en partidas anteriores lo es todo.

En Las bestias, Marco Huertas lleva a cabo un ejercicio de explotación del artefacto cinematográfico que deviene en excelente lección de suspense. Unos policías se enfrentan a la peligrosa misión de rescatar a un bebé de una casa ocupada por animales salvajes. En la oscuridad de la noche y con el mayor sigilo los agentes penetran en la vivienda, la cámara les sigue de cerca y con ella el espectador penetra en esta guarida donde la oscuridad será la aliada del terror a lo desconocido.  

Documental y ficción. Drama, comedia o terror. O si se quiere ejercicios cinematográficos valientes que dan muestra de la buena salud de que goza el audiovisual valenciano.

Escribe Aïda Antonino i Queralt

xs-las-bestis