30 FIFF, Festival Internacional de Cine de Friburgo (3): Buceando en las secciones paralelas

  20 Abril 2016

De Ida Lupino a Janis Joplin

outrageMe gustaría incidir en la importancia de las secciones paralelas ya que tengo la impresión que son relegadas a un segundo plano por las secciones oficiales. Basta con darles una oportunidad para descubrir en ellas verdaderos tesoros de la Historia del cine. O entregarse al placer de ver los clásicos en pantalla grande.

Esta vez comentaré, con conocimiento de causa, cuatro de las seis secciones paralelas que constituyeron el panel de proyecciones del FIFF.

Sección Homenaje a Ida Lupino, por Pierre Rissient
(Homage à…: Ida Lupino, par Pierre Rissient)

Especie de carta blanca concedida al insigne Rissient (París, 1936) realizador, guionista y productor. Ayudante de dirección en Al final de la escapada (Jean-Luc Godard, 1960), consejero artístico en el Festival de Cannes, fundador del  Cinéma MacMahon de París de entre un largo etcétera. Todo para corroborar que se trata de un referente —vivo— del cine de los últimos tiempos y de ahí la importancia de su selección.

Rissient quiso aprovechar la oportunidad de colaboración con el FIFF para rendir homenaje a la injustamente olvidada —al menos no apreciada— actriz y directora Ida Lupino (Londres 1918 – California 1995).

Lupino trabajó para Raoul Walsh, Jean Negulesco, Don Siegel i Fritz Lang. Y fue la única directora de cine en el Hollywood de los 50. De entre los diez filmes de la sección que le rinde homenaje tuve la oportunidad de asistir a la proyección de Mientras la ciudad duerme (While the City Sleeps, Fritz Lang, 1956), donde Lupino, con su saber hacer y estar, interpreta un pequeño papel, y Ultraje (Outrage, 1950), su segundo trabajo como directora, no estrenado en España en la fecha.

Ultraje narra la historia de una joven violada (Mala Powers) y el estigma en que se convierte este trauma para retomar su vida. Siguiendo los dictámenes del cine negro del Hollywood clásico, Lupino llega al límite del suspense en los primeros minutos de metraje en que tiene lugar la persecución del criminal sobre su presa, al más puro estilo de Jacques Tourneur en La mujer pantera (Cat People, 1942).

Demostrando un gran bagaje cinematográfico y una habilidad interesante para el manejo del propio dispositivo fílmico, Lupino ofrece una nueva mirada sobre el tema que nos incumbe. Y es que por primera vez el foco de análisis —el retrato— no recae en culpabilizar a la víctima —como desgraciadamente se ha venido haciendo— sino en acompañarla en el camino —más bien infierno— que supone superar un hecho tan traumático como es una violación.

Otros trabajos dirigidos por Ida Lupino y proyectados en la 30 edición del FIFF fueron: Not Wanted (1949), Never Fear (1949), Hard, Fast and Beautiful (1951), El autoestopista (The Hitch-Hiker, 1953), El bígamo (The Bigamist, 1953).

Sección Desciframiento: Los mejores trabajos de las realizadoras
(Decryptage: Les plus beaux films de réalisatrices)

sin-techo-ni-leyPreguntadas 30 especialistas del audiovisual sobre los mejores trabajos realizados por mujeres, así como el personaje femenino preferido de la historia del cine, el resultado reafirmó como cuatro imprescindibles a las directoras Jane Campion y Agnes Vardá y a los personajes de Anna Magnani en Roma, ciudad abierta (Roma Città Aperta, Roberto Rossellini, 1945) y Gena Rowlands en Una mujer bajo la influencia (A Woman Under The Influence, John Cassavetes, 1974).  

Destaca el compendio de films dedicado a la cineasta Agnés Vardá (Bélgica, 1928): Cléo de 5 à 7 (1962), Una canta, la otra no (L’Une chante, l’autre pas, 1977), Sin techo ni ley (Sans toit ni loi, 1985) y Las playas de Agnès (Les plages d’Agnès, 2008).

De entre los cuales pude asistir a la proyección de Sans toit ni loi, León de Oro en el Festival de Cine de Venecia de 1985. Su protagonista, Mona (Sandrine Bonaire), camina sin rumbo durmiendo en su tienda, ganando lo justo para comer y conociendo personajes de los más variopintos. El único objetivo de la joven es sobrevivir, sin compromisos laborales, conyugales...

Vardá construye una oda a la libertad de la mujer para escoger el modo de vida que quiera llevar en la década de los 80. Puede resultar poco impactante este tema en pleno siglo XXI por lo que es muy importante valorar una obra en su contexto de producción y recepción, en este caso la contestación social a la política de los 80.

Entre el documental y la ficción, la cineasta concibe Sans toit ni loi como un homenaje a la Premio Nobel de literatura Nathalie Sarraute y el movimiento del Nouveau Roman.

Sección cine de género: más feroces que los hombres
(Cinéma de genre: Plus féroces que les mâles)

Constituida por filmes protagonizados por mujeres valientes que de un modo u otro se ven obligadas a luchar en el contexto patriarcal que les ha tocado vivir. Es en esta sección donde se encuentran los tres únicos filmes españoles, ya citados en la reseña primera del festival. Destaca Tiempo sin aire, el segundo trabajo conjunto de los directores Samuel Martín Mateos y Andrés Luque —el primero fue Agallas, 2009—.

tiempo-sin-aireEn Tiempo sin aire Juana Acosta interpreta a una madre colombiana que ve cómo las guerrillas de las FARC destruyen su familia. Ésta, ávida de venganza, sigue la pista de uno de los militares involucrados hasta España para así consumar su particular venganza.

El tema del héroe solitario entregado a la revancha, despojado de todo sentimiento que lo haga humano y despegado por completo de la realidad más mundana, no es algo nuevo para el cine. El resultado técnico es mediocre, pecando en el afán sobresaturado por retratar todos los aspectos en que la guerra tiene fatales consecuencias: la incapacidad para volver a amar, el sacrificio por la familia, la superación del trauma por los niños, etc. O la importancia que se le da a la subtrama en que el personaje de Juana Acosta se junta con el de Carmelo Gómez, un psicólogo de escuela entrado en años y al parecer desesperado por tener una familia propia.

Por lo que la validez de esta película debe buscarse en otros ámbitos. Entre ellos su función como material didáctico para dar a conocer y despertar conciencia sobre este conflicto armado en particular y los efectos que una guerra tiene sobre los la sociedad civil en general.

Sección Proyecciones de Medianoche
(Scéanes de minuit).

Los propios festivales de cine siempre hacen pequeñas concesiones, es decir, proyectan una serie de filmes con unas narrativas más asequibles y temática más popular. Este es el objetivo de la última sección comentada, la cual tenían lugar a las diez de la noche en una de las salas de los Cines Arena ubicados en el edificio del centro comercial de la ciudad de Friburgo.

Destaca la proyección de Janis: Little Girl Blue (Amy Berg, EE.UU, 2015) que aúna las líneas programáticas del FIFF (película dirigida y protagonizada por una mujer) a la vez que se atraerá a todo aquel que conozca la trayectoria de la emblemática cantante o esté interesado en la cultural musical.

El trabajo de Berg es un tributo a la figura de Janis Joplin (Texas, 1943 - California, 1970), mucho más que una gran cantante de blues y rock and roll de la década de los 60. Símbolo de la contracultura del período y alegoría del ascenso y caída de un ser humano dotado con una voz fuera de lo común y una personalidad arrolladora.

El documental de Berg, construido en base al material de archivo —gran parte inédito—, pretende traspasar la imagen de la Joplin sobre el escenario para dibujar el perfil de una muchacha vulnerable, con un pasado marcado por la no aceptación en su Texas natal. Sin recrearse en sentimentalismos, más allá de los testimonios del círculo cercano, ni dejarse llevar por el impacto de su muerte, como sí sucedió en el documental de la también malograda Amy (Amy, La chica detrás del nombre, Asif Kapadia, 2015). Aunque cabe reconocer que la invasión de la prensa sensacionalista nada tiene que ver en un momento que en otro. Berg rinde un sobrio tributo a la vez que descubre a las nuevas generaciones el legado de un hito de la música de los últimos tiempos.

Escribe Aïda Antonino i Queralt

janis