Berlinale, 66 Festival Internacional de Berlín (4): Palmarés

  01 Marzo 2016

El documental Fuocomare se lleva el Oso de Oro

berlin-fuocomare-1Con titulares como “la realidad gana” o “el cine sacude al mundo” resumían algunos diarios alemanes el premio Oso de Oro al documental Fuocomare de Gianfranco Rosi.

La Berlinale siempre se ha caracterizado por dar cabida y premiar al cine con contenido social y político. A pesar de que hacía décadas que no se premiaba a un documental con este galardón, desde que se proyectara Fuocomare, la crítica apostó fuertemente por ella con argumentos como: “tiene que ganar, pues es necesario este tipo de contribución”, “tiene que ser así, es la línea del festival”. Así que mi sensación fue de estar por primera vez frente a un film en donde se consideraban y valoraban otros aspectos fuera de lo que era la obra en sí. Nunca antes lo había sentido de manera tan presente como en Fuocomare.

Tiene valor que el festival de Berlín apoye a este tipo de cine y que siempre intente marcadamente mantenerse como un festival políticamente comprometido. Sin embargo, echo muy de menos un paso más allá de la denuncia de un fenómeno que se cobra diariamente la vida de miles de personas en las costas y no sólo en las de Lampedusa, como indica Gianfranco Rosi en Fuocomare. Es como si premiando a este documental conmovedor sea suficiente para acallar la conciencia de unos gobernantes incapaces de intervenir de manera conjunta en este drama, acusándose dentro de las fronteras europeas y los unos a los otros de no cumplir las “cuotas mínimas de acogida de refugiados”.

Una escena de Fuocomare se muestra sintomática de lo que estamos viviendo en la actualidad: un ama de casa de familia de pescadores prepara la comida en la cocina mientras escucha su emisora de radio local favorita. Mientras ella controla la cazuela escucha en la radio las noticias de última hora en donde se habla del número de muertos de la última ola de emigrantes a las costas de Lampedusa. Mientras ella se compadece de estas “pobres gentes” sigue controlando la cazuela y ultimando los preparativos de la comida.

Así es nuestra actitud en general. Nos compadecemos y con eso aceptamos tal como llega ese aciago destino. A pesar de la calidad del documental que nos ofrece pequeñas y enternecedoras historias del día a día de los habitantes de la isla de Lampedusa, contrapuestas al día a día de los colaboradores en los rescates, sigue sin evidenciarse el gran problema al que toda la sociedad se enfrenta una vez los inmigrantes llegan a las costas.

En Fuocomare, ambos mundos parecen no tocarse. El mundo del joven Samuele, de 12 años, se cruza sólo una vez con el del Dr. Bartolo, quien presta ayuda a los emigrantes que sobreviven. Se trata de una de las escenas más simpáticas del film. Sin embargo, ambos mundos jamás llegaran a tocarse si no es a través de las ondas de la radio local. EL montaje de Jacopo Quadri permite este tipo de licencias. En los países donde la llegada masiva de inmigrantes impide una integración y una correcta atención las cosas toman un cariz muy diferente.

berlin-sarajevo

Resumen de premios de la Berlinale 2016:

Oso de Oro a la mejor película: Fuocomare de Gianfranco Rosi

Gran premio del jurado (Oso de Plata): Death in Sarajevo de Danis Tanović

Oso de plata a la mejor dirección: L' avenir de Mia Hansen-Løve

Oso de plata a la mejor actriz: Trine Dyrholm por The Commune de Thomas Vinterberg

Oso de plata al mejor actor: Majd Mastoura  por Hedi de Mohamed Ben Attia

Oso de plata a la mejor contribución artística: Mark Lee Ping-Bing por la fotografía en Crosscurrent de Yang Chao

Oso de Oro al mejor guión: Tomasz Wasilewski por United States of Love von Tomasz Wasilewski

Premio de innovación Alfred Bauer: A Lullaby to the Sorrowful Mystery de Lav Diaz

Premio a la mejor opera prima: Hedi de Mohamed Ben Attia

Escribe Laura Bondía

berlin-fuocomare