60 Seminci, Semana internacional de cine de Valladolid (6): Palmarés

  13 Noviembre 2015

Premios  para casi todos los gustos

seminci-61-pasteleriaEl acto de clausura de la Seminci, quizá por cansancio u otra causa desconocida, fue mucho más tedioso que el de inauguración, al no contar con la frescura e ingenio de Alex O’Dogherty, responsable de la irónica amenidad del inicio de la Semana. También es  cierto que la entrega de premios se suele ajustar a un protocolo mucho más monótono que los parcos homenajes y contados discursos del comienzo, más apto para insertar música, comentarios y otras agudezas.

La organización de las proyecciones, ruedas de prensas, clases magistrales y entrevistas con productores, actores y guionistas, estuvo  a la altura de esta fiesta del cine, que alcanza su madurez en su 60ª aniversario.

Según la leyenda que explicó Naomi Kawase, la directora de An (Una pastelería en Tokio), ganadora del Premio a la Mejor Dirección, en Japón los sesenta años representan el final de un ciclo y el comienzo de otro, algo así como un nuevo nacimiento. En este caso, el festival parece seguir la pauta de anteriores ediciones  mediante una conciliadora selección de cine europeo con el de Oriente próximo y Oriente más lejano, al que se ha sumado una relevante muestra de filmografía nórdica, con una sección dedicada exclusivamente al cine finlandés, que ha sido acogida con interés.

Los galardones han combinado la calidad y el gusto mayoritario, concediendo la Espiga de Oro a la islandesa Hrùtar (Rams, El valle de los carneros), cuyo director Grímur Hákonarson comparte ex aequo con Mustang el Premio “Pilar Miró” al Mejor Nuevo Director.  La Espiga de Oro para Hrùtar  ha contado con el casi unánime beneplácito de la crítica, que reconoció el cine de verdad en esta cinta que pone de manifiesto el  carácter equitativo de la naturaleza para paliar la torpeza de los hombres, así como la sobriedad y belleza de un lenguaje cinematográfico naturalista pero también salpicado de humor y sugerentes emociones.

Más polémico resulta el conjunto de galardones concedidos al filme turco Mustang: además de la Espiga de Plata, cuenta con  los premios del Público, Seminci Joven y FIPRESCI. La argumentación justificativa del Jurado  menciona “la energía y frescura con que su directora ha logrado reflejar a una joven generación que busca romper con los tabúes de una sociedad patriarcal para elegir libremente su futuro”.

Habría que añadir que lo hace con un lenguaje bastante convencional y que apenas arriesga en la estructura del guión ni en un final tan feliz como inverosímil. La belleza seductora y convencional de las actrices, el esquematismo maniqueo de un mundo familiar y patriarcal que se  presenta de una forma simple y con escasos matices, y la presión de los preceptos y normas islamistas respecto a la mujer, configuran un universo de buenos y malos bastante tópico y previsible.

Se trata, en nuestra opinión, de una película que subordina un tema tan sensible al imperio del gusto mayoritario, más interesante para el negocio y la taquilla. Creemos que el hecho de que una empresa que mide el impacto emocional en los filmes haya otorgado a éste el Award Sociographic 2015, confirma esta hipótesis.

En cambio, la otra película que plantea el problema de la mujer en la cultura islámica, la iraní Nahid, de Ida Panahandeh, ha quedado en el anonimato, sin reconocimiento alguno.

Respecto al resto de los premios, el de Mejor Fotografía para la israelí Tikkun, y el de Mejor Actor para Gunnar Jónsson, protagonista de Fúsi —un filme a tener en cuenta cuando llegue a la gran pantalla— compensan relativamente la mención de unos y el silencio de otros.

Lo mismo podríamos decir del acierto de algunas distinciones como la de Aurora, del chileno Rodrigo Sepúlveda, y los cortos El adiós, de Clara Roquet, y Tank, del belga Rauol Servais. Menos comprensible es la Espiga de plata otorgada a Café froid, cuyo interés no acertamos atisbar.

Y tampoco han obtenido mención alguna, películas como La arteria invisible, de Pere Vila —una arriesgada apuesta por un lenguaje más personal— ni Perdition County, de  Raphaël Crombez. Cosas de los festivales y sus premios…

seminci-62-hrutar

LARGOMETRAJES

ESPIGA DE ORO: HRÚTAR, de Grímur Hákonarson, Islandia.

ESPIGA DE PLATA: MUSTANG, de Deniz Gamze Ergüven, Turquía/ Francia/ Alemania/ Catar.

MEJOR GUION: AURORA, de Rodrigo Sepúlveda, Chile.

MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Shai Goldman, por TIKKUN, de Avishai Sivan, Israel.

MEJOR ACTRIZ: Charlotte Rampling, por 45 YEARS, de Andrew Haigh, Reino Unido.

MEJOR ACTOR: Gunnar Jónsson, por FÚSI, de Dagur Kári, Islandia/Dinamarca.

MEJOR DIRECTOR: Naomi Kawase, por AN (Una pastelería en Tokio)

CORTOMETRAJES:

ESPIGA DE ORO: EL ADIÓS, de Clara Roquet, España.

ESPIA DE PLATA (ex aequo):

TANK, de Raoul Servais, Bélgica.

CAFÉ FROID, de Stéphanie Lansaque y FranÇois Leroy, Francia.

Escribe Gloria Benito

seminci-63-mustang