60 Seminci, Semana internacional de cine de Valladolid (5): Cortometrajes

  05 Noviembre 2015

Otra forma de hacer y ver cine

seminci-51-presente imperfectoTanto la Sección oficial como la de Castilla León y Punto de encuentro han acogido la proyección de una considerable cantidad de cortometrajes, que suponen una interesante aportación de este formato cada vez más valorado. Nos limitaremos a comentar, brevemente también, algunos de los cortos presentados.

En primer lugar, revisamos los de contenido crítico con pinceladas de saludable humor, como Hyvää Joulua (Feliz Navidad), del finlandés Matti Ijás, inspirado en un hecho real sobre un conductor de autobús que encuentra un bebé la víspera de Navidad. Las peripecias del hombre y el bebé se desarrollan entre gags cómicos y comentarios irónicos sobre el espíritu navideño.

Un relato tan amable como Tualla Puolen (Reencuentro), la historia del fantasma adolescente Anja, que se aparece a los muertos para guiarles en su viaje. Los hechos desvelan una historia pendiente entre hermanos que sólo se resolverá mediante la muerte. El dúo de directores finlandeses Iddo Soskoline y Jane Reinikainen imprime cierta tonalidad cómica y ligera a un relato que muestra las debilidades humanas sin estridencias.

Una relación más estrecha con el tema del azar y el destino expresa Presente imperfecto, del argentino Iair Said, con una historia de regalos y confusiones, que llevan al protagonista a entenderlo todo al revés y a tomar decisiones absurdas, que, al llegar el desenlace, evidencian que han sido graciosas aunque estúpidas.

Más crítico, en defensa de la conservación del medio ambiente y en contra de los gases contaminantes de los coches es Auto portraits, historia de animación presentada por el belga Claude Cloutier.

Y más sarcasmo aún contiene Sexy laundry (Colada sexy), de la polaca Izabela Plucinska, relato animado e interpretado por personajes de plastilina, inmersos en una pseudo-orgía de tintes más que cómicos.

En un terreno más crítico frente a comportamientos dañinos y enfermizos de unos hombres contra otros, nos encontramos con cortometrajes como Billy the Bully (Billy, el matón), del belga Wannes Destoop, donde se denuncia el acoso entre adolescentes, cuya conducta puede tener consecuencias trágicas.

Mayor grado de dureza aparece en el corto de animación en blanco y negro Tank del también belga y asiduo de la Seminci, Raoul Servais. La elegancia y sencillez del dibujo no impide que el terror que, durante la Gran Guerra, desplegaron los primeros tanques contra sus enemigos se manifieste con total rotundidad.

Y para finalizar esta serie, mencionaremos uno de los cortos más impactantes y mejor construidos. Nos referimos a Perdition County, del belga Raphael Crombez, una terrible historia de persecución, eliminación y muerte de los habitantes de una isla cualquiera, por los conocidos como La Horda, un grupo de intransigentes religiosos, dispuestos a aniquilar a toda criatura que no cumpla sus leyes. La sobriedad y carácter sintético del lenguaje icónico empleado en el relato le confieren una solidez que le sitúa por encima del resto.

Lo mismo podríamos decir de Kastráts Kuilis (Castratus, el jabalí), de los hermanos  letones Lauris y Raitis Abele, una historia de marginación y sufrimiento del que se siente distinto y marginado por los demás. Las duras y surrealistas imágenes de algunas secuencias se atenúan con la excelente música, compuesta precisamente para los castrati.

Menor interés ofrecen Café froid, de los franceses Stephanie Lansaque y François LeRoy, con una narración de animación que trata de los miedos de una joven vendedora de café y las ratas que la acosan; y Nothing Stranger, de Pedro Collantes, con un relato de una joven que intenta recuperar los recuerdos perdidos.

Las puertas del teatro Zorrilla se abrieron también para mostrar los trabajos más significados de los alumnos de LAVA (Laboratorio Audiovisual de Valladolid) y en las jornadas nocturnas del cortometraje.

Toda una fiesta de cine.

Escribe Gloria Benito

seminci-53-nothing stranger