DocumentaMadrid 15 (2): Sección Oficial Panorama de Cortometrajes

  19 Mayo 2015

Muestra sin premio

ultimo-vuelo-hubertLa sección Panorama del Documental Español, dedicada exclusivamente a la exhibición de documentales nacionales de reciente producción, ha exhibido este año en DocumentaMadrid 14 largometrajes y 5 cortos, de los cuales sólo los primeros han optado a premio.

Los documentales de producción nacional alcanzaron en su IV edición (2007) sendas categorías propias (Largometraje y Cortometraje), un status que se mantuvo hasta 2012. En la X edición (2013), con la llegada del nuevo equipo directivo, se renovó completamente el festival y se reajustaron secciones y premios, quedando la producción nacional relegada a una única categoría (a excepción claro está de las obras que tengan la suerte de ser seleccionadas en la categoría internacional) denominada Panorama del Documental Español, que engloba desde entonces a largos y cortos.

No obstante, desaparecidos los premios económicos, en los últimos dos años, largos por un lado y cortos por otro, habían sido reconocidos con recompensas en especie que eran de agradecer.  En esta edición Canal + ha seguido manteniendo el premio el Mejor Largometraje que ha recaído sobre la película Después de la niebla (2015) de Luis Ortas Pau —según anunció Iñigo Trojaola (editor jefe de documentales de Canal +) en la gala de clausura del festival—, por “el inteligente, eficaz y emotivo retrato de Siegfried Meier, superviviente en Mauthausen. Meier y su vida marcada por la violencia nazi, plagada de increíbles giros, de  luces y de sombras, es ya alguien que gracias al trabajo de Ortas nunca podremos ni debemos olvidar.”

En cambio, los cinco cortometrajes proyectados en esta sección no han competido en esta ocasión por ningún premio o galardón, siendo la primera vez, desde su creación, que esta categoría queda reducida a una simbólica muestra de cinco películas, en la que ninguna de ellas ha obtenido ningún reconocimiento, más allá de su doble exhibición y el coloquio con sus representantes, que aunque no es poco nos parece insuficiente.

Defensores a ultranza como somos del cortometraje, este año dedicamos exclusivamente a ellos nuestra especial atención, como compensación por el agravio comparativo, animando a los cineastas españoles a que sigan haciendo cortos sin decaer en el intento.

HUBERT LE BLONEN AZKEN HEGALDIA / El último vuelo de Hubert Le Blon (2014).
Koldo Almandoz. 9 min. España

Documental biográfico que relata de forma sucinta y directa la historia del automovilista y aviador francés Hubert Le Blon, desde su nacimiento hasta su último vuelo en la playa de la Concha en San Sebastián.

El corto ofrece el retrato de un niño que nació en una familia como otra cualquiera, tuvo unos padres como los de los demás y vivió una infancia y juventud como cualquier muchacho de su edad excepto que soñaba con el vuelo de las libélulas. Apasionado de la velocidad, Le Blond fue automovilista primero y aviador tardío después encandilando al público con sus acrobacias aéreas.

Su mujer, Motan Le Blond, que compartía con él su pasión por el mundo del motor (le acompañaba en sus carreras como mecánico) y que presenció como su avión se estrellaba contra las rocas es utilizada por el director como narradora (en off). Un recurso ficcional muy eficaz para dar al relato el tono entrañable y cercano pretendido sobre la figura del intrépido y generoso personaje. 

Con ritmo ágil y a partir de material encontrado (fotografías y películas de archivo) articulado  junto a un fragmento animado, creado para la ocasión, que recrea en tonos transparentes y un dibujo realista la última peripecia de Le Blon en San Sebastián, Koldo Almandoz construye un documento-homenaje al inquieto aviador francés que murió cumpliendo su sueño.

TAKE ME TO THE MOON / Llévame a la luna (2014).
Oriol Martínez y Enric Ribes. 15 min. China, España.

Documental rodado en China en la fábrica textil Antex que se prepara para recibir la Navidad. También podría titularse “Un sueño chino”, porque cada persona tiene el suyo. Todos sueñan con un futuro mejor. Los empleados aspiran a conseguir sus sueños: una joven sueña con llevar a sus padres a viajar por el mundo, un padre quiere que su hijo, aún pequeño, algún día vaya a la universidad… y el dueño, por su parte, sueña con crear un espacio para que sus trabajadores sean felices.

Todos celebran juntos una gran fiesta navideña en la que participan de forma activa y parecen contentos. Lo dicho, un cuento, digo, sueño chino; y sin embargo es real.

CIUDAD SIN SUEÑO (2014).
Alfonso Moral Rodríguez. 20 min. España

Rodado en marzo de 2013, durante la guerra civil siria, el documental se mueve entre dos ciudades Alepo (Siria) y Beirut (Líbano). La ciudad dividida entre la zona rebelde y la controlada por las tropas gubernamentales y la ciudad que recibe a los refugiados sirios que lo han perdido todo, muchos de ellos, jóvenes que buscan un futuro al que aferrarse.

Nouri, el protagonista del corto, dejó atrás Alepo en 2012 y se instaló en Beirut, como tantos otros exiliados, donde trabaja para sobrevivir, pero no se siente bien acogido. Está de paso, porque tampoco aquí está seguro, como escala para seguir huyendo aún más lejos, a Suecia piensa, en busca de un futuro mejor para él y su familia. Añora Alepo, sus noches, su olor… pero sobre todo su sencillez.  

Alfonso Moral es fotógrafo y cineasta. Lleva diez años recorriendo Oriente medio y Asia central. Ha trabajado en Afganistán, Líbano, Palestina, Siria, Iraq, Pakistán… y actualmente vive en Beirut. Buen conocedor de estas zonas en conflicto, saca la cámara a las barricadas y capta con imágenes precipitadas la Alepo destruida, caótica, alerta. Posiciona su mirada al lado de los rebeldes que sueñan con derrocar al régimen de Basar Al Assad, muchos de ellos adolescentes, jóvenes anónimos armados e inexpertos que ingenuos miran al objetivo.

Con un discurso fragmentado el documental hace un recorrido melancólico, pesimista y crudo sobre la devastación del sueño y la realidad de toda una generación de jóvenes obligados a dejarse la vida (los que se quedan) o el alma (los que se van) en las calles de una ciudad que no duerme. 

EL JUEGO DEL ESCONDITE (2014).
David Muñoz. 23 min. España

juego-esconditeDavid Muñoz es un creador (productor, director y guionista) tan comprometido con el fondo como con la forma. Talento y generosidad unidos en la defensa de los derechos humanos con una cámara como arma de creación.

Concienciado con la causa de los desfavorecidos: el hambre (854), la emigración (Tres tristes tigres), el genocidio ruandés (Flores de Ruanda)… su mirada ha viajado por el mundo más doliente (Dubai, Ruanda, Niger, El Cairo…) capturando y denunciando la injusticia, la miseria, el dolor, la muerte…  dando visibilidad a sus gentes y a sus causas.

Arriesgado e innovador en sus propuestas ya demostró en su estupendo cortometraje Otra noche en la tierra que se pueden decir muchas cosas interesantes utilizando un taxi como plató.

Estrenada en la 65 edición de la Berlinale, El juego del escondite es un proyecto realizado en colaboración con Acción contra el Hambre y con apoyo financiero de AECID. Fue rodado en agosto de 2014, en el valle de Bekáa en un campamento improvisado de refugiados sirios en Líbano.

En esta ocasión propone un juego de impostura documental a través del cual se transparenta la autenticidad de su mensaje. Se evidencian las huellas de la representación, la falta de naturalidad y el juego de la ficción como atrevimientos formales para exhibir la lucha diaria por sobrevivir sin las condiciones mínimas que la dignidad de cualquier ser humano reclama. 

REGRESO A LA ALCARRIA (2015).
Tomás Cimadevilla. 18 min. España

Camilo José Cela hizo con La Alcarria, lo que Buñuel hiciera en los años treinta con Las Hurdes, visibilizar una zona de España casi desconocida hasta entonces. En 1948 el escritor gallego publicó Viaje a la Alcarria, un libro de viajes que recogía el recorrido que durante varios días realizó por la comarca alcarreña dos años antes. 

Cámara en ristre, Tomás Cimadevilla revisita el lugar y recorre de nuevo aquel itinerario (Taracena, Torija, Brihuega, Cifuentes, las tetas de Viana, Trillo, Budia, Tendilla, Pastrana…) que Cela recorriera a pie casi setenta años atrás.

Dos voces en off se mezclan en la narración, la del literato, a través de párrafos extraídos del libro (voz de Roberto Álamo) y la del cineasta (voz del propio Cimadevilla) cuyas reflexiones sobre los lugares visitados complementan la visión del escritor.

Estampas de hoy mezcladas con las voces de ayer y los pensamientos actuales que revelan el paso del tiempo y la inmortalidad del paisaje, mezclando nostalgia y homenaje en el debut en la dirección de este famoso productor, además de guionista y actor ocasional que intenta reproducir en su obra “la frescura de lo que se experimenta personalmente”.

Y el premio del espectador es para…

Todos los cortodocumentalistas, los que han tenido la suerte de estar en esta escueta muestra y los que son pero no están. Por su tesón, pasión y decisión, por su calidad, creatividad y capacidad para reinventar un género en auge, por innovar e hibridar propuestas, por ser inasequibles al desaliento… y por seguir ofreciéndonos estas pequeñas píldoras de realidad —de lo autóctono y lo ajeno, lo cotidiano y lo extraordinario, lo profundo y lo liviano…— algunas de las cuales son pura esencia cinematográfica.

Escribe Purilia

regreso-alcarria