Bafici, 17 Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (3): Más mini críticas

  13 Mayo 2015

Segunda selección de mini críticas

El incendio, de Juan Schnitman (Argentina)

bafici-21-incendioUna pareja, con ahorros propios y ayuda familiar, está a punto de comprar un departamento. La venta se demora un día. Este hecho parece ser el desencadenante para que aflore una crisis, para que ambos replanteen la relación. ¿Brota una crisis o su modo de relacionarse siempre fue así?, esta es la cuestión que queda pululando en al ambiente cuando se explicita una violencia contenida, al límite. El Incendio es una película asfixiante donde en la cotidianidad, a través de largos planos secuencia, se desnudan los miedos y comportamientos más tensos. Una especie de thriller físico con un trabajo actoral notable. Dentro de la Competencia Oficial Internacional.

The kindergarten teacher, de Navad Lapid  (Israel)

En su segundo largometraje, Navad Lapid, se corre de eje temático. De retratar el accionar de un comando de fuerza israelí (Policeman) pasa a narrar una historia en tono idílico y, a su vez, perturbador, sin nunca dejar de ser político. Una maestra jardinera queda deslumbrada ante un alumno de cinco años que, en una especie de transe, compone poemas.  Su ahínco por proteger, y madurar, el talento artístico del niño prodigio, en una comunidad donde los poetas son una especie en extinción, deviene en una ¿malsana? obsesión. A través de planos cortos, que incrementan el nerviosismo de la maestra, y momentos de bailes liberadores, Lapid suma un poco de arte y poesía ante una sociedad mayormente preocupada por los conflictos bélicos y económicos. (8).
Premio a Mejor Director, en la Competencia Oficial Internacional.

Victoria, de Sebastián Schipper (Alemania)

En un solo plano secuencia de 140 minutos de duración, Sebastián Schipper recorre una agitada noche en Berlín. Victoria, una joven madrileña, se encuentra en un boliche de música electrónica y, cuando está por salir del mismo, conoce a un grupo de chicos a los que se une en un recorrido callejero antes de entrar a su trabajo.

Lo que comienza en un vagabundeo, con flirteos y reunión de bebidas a la luz de la luna, culmina en un tour de force sin respiro. La cámara nerviosa persigue a estos personajes necesitados de afecto, atención y una alta dosis de adrenalina. El clima intenso y frenético, junto a la inmejorable actuación de Laia Costa, nos brindan una experiencia agotadora poco apta para personas sensibles. Dentro de la Competencia Oficial Vanguardia y Género.

Idilio, de Nicolás Aponte (Argentina)

Este filme viene a demostrar que con economía de recursos se puede lograr una propuesta inteligente, divertida y honesta. La premisa  es simple, una cámara fija enfoca el rostro de una joven, que en diferentes capítulos, narra su historia de amor. Una historia de amor que transita diferentes estadios y estados de ánimo, intercalados con reconocidas canciones que refuerzan dichos momentos.

Una película eficaz, con diálogos perspicaces y que se sostiene, sobre todo, por la  magistral actuación de Paula Carruega. A veces menos es más, este enunciado en Idilio se cumple al pie de la letra. Dentro de la Competencia Oficial Argentina. Obtuvo una Mención por parte de la Asociación de Cronistas Cinematográficos Argentinos. 

La princesa de Francia, de Matías Piñeiro (Argentina)

Como en una sinfonía, Matías Piñeiro despliega todas las variaciones del amor en un grupo de jóvenes actores/amantes, que se reconocen y vinculan. Coreografías elegantes y seductoras que se desplazan al compás de la prosa de William Shakespeare y un cuadro de Bouguereau.

Un trabajo bello e intelectual desbordado de tantas formas poéticas como multiplicidad de relaciones se presentan. Enredos, cruces y repetición en un universo complejo y virtuoso, donde las Penas del amor perdido se replican en un eco cautivante. Mejor Película de la Competencia Oficial Argentina.

Escribe María Paula Ríos

bafici-22-princesa francia