62 Seminci, Semana Internacional de Cine de Valladolid (1): Avance

  22 Octubre 2017

Interesantes novedades

seminci-1La Sección Oficial combina los trabajos de conocidos y experimentados realizadores  con los de otros más jóvenes que presentan por primera vez su obra en este festival de cine. Se articulan así dos generaciones, la nacida a finales de los 40 y la de los años 70,  como dos formas de percibir el mundo y contarlo en sus películas. Los treinta años que separan a este conjunto de directores, respaldados por una producción sólida, conforman un interesante paisaje donde se ofrecen una estimulante diversidad temática y formal. 

El interés del festival por hacer visible el trabajo de las mujeres realizadoras se evidencia en el incremento de la presencia femenina en este primer grupo. Volveremos a ver la nueva película de la premiada Naomi Kawase (Hikari) y su análisis de los sentimientos humanos en situaciones extremas. 

Junto a ella, la causticidad de la británica Sally Potter (The party) hurgará en las miserias de los hombres y mujeres del mundillo de la política, irritando a más de uno.  El cine polaco se presenta por partida doble con las realizaciones de otra veterana,  Angieszka Holland (Pokot) y la película dirigida por el matrimonio Kos-Krauze (Birds are singing in Kigali) sobre las consecuencias del genocidio de Ruanda en 1994. Y por supuesto, esperamos con curiosidad y expectación la adaptación realizada por Isabel Coixet de La librería, la excelente novela de Penelope Fitzgerald.

Entre los directores más jóvenes se encuentran la brasileña Lais Bodanzky, que muestra su cuarto largometraje (Como nossos país), el dominicano José María Cabral (Carpinteros), el realizador sueco de origen egipcio Tarik  Saleh (The Nile Hilton Incedent), y el islandés Hafstein  Gunnar Sigurdsson (Under the tree), con su particular visión de los conflictos individuales y sociales.

Los jóvenes realizadores que optarán al premio Pilar Miró forman también un grupo muy diverso: las óperas primas del turco Onur Saylak (More), la francesa Leonor Serraille (Jeune femme) y la georgiana Elene Naveriani (I am truly a drop of su non earth). Quizá encontremos en ellas denuncia, intimismo y poesía.

Aportan al certamen su segunda película el brasileño Fellipe Gamarano Barbosa, con Gabriel y la montaña, que quizá rompa el tono de la trilogía colectiva de 2014; el alemán Jan Sepckenbach (Freedom) y la japonesa afincada en EEUU Clohé Zhao (The rider) completan la nómina con su análisis de los conflictos internos y la naturaleza respectivamente.

En su interés por ilustrar la historia del cine español, la nueva sección de La Escuela de Barcelona permite visionar y revisar las producciones más representativas del conocido grupo de cineastas de la década de los 60, con un conjunto de filmes de variados géneros, como cortos, largos y documentales. Se trata de una atractiva combinación de películas y mesas redondas donde rememorar y reflexionar sobre las aportaciones de la obra de  figuras como Vicente Aranda, Gonzalo Suárez y Román Gubern, entre otros.

En suma, una saludable idea que complementa y enlaza el presente con el pasado, y que, con la conocida sección Spanish Cinema, contribuye a incrementar el conocimiento del cine español.

La posibilidad de disfrutar del cine de Islandia es una agradable noticia para los que admiramos el trabajo de los creadores de películas de este país. En 2015, la Seminci premió dos estupendas producciones con la Espiga de Oro: Hrutar, de Grimur Hakonarson, y el premio al Mejor Actor, Gunnar Jónsson, en Fusi, de Dagur Kári, respectivamente. Será un placer visitar los universos de directores expertos como Baltasar Kormantur, Ragnar Bragason y la directora Valdis Hákonarson. Los 17 largometrajes que comprende esta sección nos permitirán acercarnos y profundizar en un cine que ha demostrado su calidad en el ámbito internacional.

seminci-3-kawase

Como en anteriores ediciones, las secciones Punto de encuentro y Tiempo de Historia ofrecen al espectador un amplio panorama temático a través de largometrajes de ficción, la primera, y documentales, la segunda. Coinciden ambas en su objetivo de mostrar los problemas de la sociedad actual desde diferentes perspectivas.

El documental ilustra los conflictos humanos tanto como los políticos: las consecuencias de la guerra de Siria, la tragedia de los refugiados o la violencia extrema en México se alternan con temas gastronómicos o costumbristas. La ficción permite un recorrido igualmente extenso acerca de los problemas que la actualidad plantea, desde la pobreza originada por el desempleo o la inmigración hasta temas universales como los conflictos de la adolescencia en entornos hostiles y peligrosos para la vida humana.

Gran atención ha suscitado la nueva sección Supernovas, dedicada a jóvenes directoras que han demostrado su valía mediante los galardones obtenidos en otros festivales de cine. Doce directoras procedentes de Canadá y Europa, entre las que se encuentra Mia Hansen-Love, con Lávenir, que además del Oso de Plata de la Berlinale, se ganó el respeto y la admiración de un público entregado al cine de calidad. De nuevo se ofrece una gran oportunidad a los asistentes a la semana, junto con el reconocimiento  al trabajo y enfoque de los organizadores.

La Miniminci y la Seminci Joven continúan en su empeño de educar el gusto cinematográfico de las futuras generaciones, lo que no es fácil.

Y naturalmente, aplaudimos el homenaje a Jean Pierre Melville en la conmemoración de su centenario con el mini-ciclo en torno su figura y la mesa redonda adicional. Y aún más lo hacemos y nos congratulamos con el dedicado al cineasta salmantino Basilio Martín Patino, recientemente fallecido, pues es mucho lo que el Cine y la Historia tienen que agradecer a este genial y honesto creador.

Finalmente, hay que señalar que la disposición de los pases de las películas en la programación de la 62 Semana Internacional de Cine supone un considerable avance respecto a pasadas ediciones. La alternancia de la Sección Oficial con el resto de secciones y la flexibilidad para que los asistentes construyan su particular agenda, les permite mucha más libertad para acceder a una mayor cantidad de filmes. Lo que se agradece, y mucho.

Escribe Gloria Benito

seminci-2


Más artículos...