DESPUÉS DEL ENSAYO (Sabín)

  14 Octubre 2008

Epílogo a una trilogía incompleta

Como siempre sucede en estos casos: no están todos los que son, pero indudablemente son todos los que están.

10-adolfo_la_luz.jpgA vosotros, que habéis hecho posible este libro, nuestro agradecimiento más sincero: por ese interés desinteresado, por sacar tiempo para escarbar en los recuerdos y escribir unas líneas, por buscar esa foto o esa imagen que ha permitido completar el libro y la exposición, por haber sabido guardar el secreto de este pequeño homenaje incluso cuando Adolfo os llamaba por el móvil para chantajearos emocionalmente, por haber sido capaces de desplazaros hasta Valencia para estar a su lado en este emocionado homenaje que no es más que eso, un mirar atrás para reflexionar sobre lo vivido, pero la vida sigue y los proyectos también...

Y, sobre todo, hay que agradecer a una persona su esfuerzo, su dedicación, su pasión... Sin esa persona, hoy no habría homenaje y este pequeño cuaderno de recuerdos no tendría sentido: gracias, Adolfo, por estar siempre ahí.

Con estas líneas no hemos intentado devolverte lo mucho que tú nos has ido ofreciendo a lo largo de nuestros muchos encuentros; simplemente, como hacía Fellini en su película, intentamos plasmar algunos de nuestros recuerdos, para que no se pierdan, para que puedan ser compartidos y disfrutados por otros amigos, para que en los momentos “de bajón” puedas echarles un vistazo y comprobar (uf, como si hubiera alguna duda) que hay un montón de amigos por ahí, esparcidos, que seguimos en deuda contigo por tantas cosas como nos has enseñado sobre el cine... y sobre la vida.

35-rodaje2.jpg

Ya seas el doctor, el hombre que sabía demasiado, el amigo, el profesor, el acusado o cualquier otro de los calificativos que te han dedicado en este libro, seguro que leyendo estos recuerdos habrás descubierto facetas de tu vida que quizá ya no recordabas. A nosotros nos ha sucedido lo mismo: hemos disfrutado como niños leyendo los comentarios de unos y otros.

Ahora sólo queda cumplir un compromiso que seguramente ni tú sabías que habías contraído: el Volumen 2 debe publicarse próximamente... Aunque sólo sea para ajustar las cuentas con algunos recuerdos indecorosos que se han atrevido a publicar esos que se llaman tus “amigos”. Así que manos a la obra.

Esperamos impaciente el último capítulo de la trilogía.

Sabín

1_sabin.jpg