La mejor música de cine de 2007

  19 Enero 2008

Escribe Juan Francisco Álvarez

Enero de 2008 es un buen mes para hacer balance de lo que ha sido la música cinematográfica de 2007. Los buenos cinéfilos saben que calidad cinematográfica no siempre va unida a la calidad de su música y, así, encontramos grandes películas con músicas mediocres o excelentes bandas sonoras que se corresponden con películas realmente malas.

Analizando las películas que desde enero de 2007 hasta enero de 2008 se han estrenado en nuestro país, podemos encontrar grandes trabajos de composición, y me alegro de poder decirlo, en gran parte debidos a jóvenes y no tan jóvenes compositores europeos.

Alexandre Desplat

desplat-1.jpgComenzó el año con El velo pintado, una música dramática, envolvente con una gran variedad temática y sin caer en el tópico de introducir música tradicional china. Ganó el globo de oro y el premio de los críticos de cine de Los Ángeles. Pero este compositor francés, que casi ya no trabaja en su país y que está buscando casa en Hollywood, no ha parado en todo el año. A esta soberbia banda sonora, le han seguido otras de igual o mayor calidad.

La brújula dorada cuenta con una excepcional música épica, con temas majestuosos y melodías de gran belleza que contrastan con otro temas oscuros y siniestros para los pasajes más dramáticos de esta aventura fantástica.

Mr. Magorium y su tienda mágica ha sido otro de sus trabajos en el apartado fantástico, pero en este caso, acompañado en la composición por el cada vez más interesante compositor Aaron Zigman (Un puente hacia Terabithia, Flicka, El diario de Noa). Una música muy colorista y alegre, de carácter descriptivo y con una melodía de ensueño como tema principal. Un trabajo ejemplar, en el que la unidad temática y de estilo demuestra que los dos compositores han sabido trabajar conjuntamente en una perfecta simbiosis.

desplat_deseo.jpgEsta fresca y divertida banda sonora, aunque coescrita con Zigman, ha dado paso a otra obra maestra de Desplat, Deseo, peligro. Una partitura elegante, siguiendo su propio estilo ya presente en La joven de la perla y El velo pintado, donde está presente la intriga, el drama, la sensualidad, el amor y la melancolía en unas delicadas notas donde las cuerdas, y más concretamente el violín, cobran vida en este magnífico drama histórico. Curiosamente, este año no ha conseguido ser nominado a los Globos de Oro por ninguna de estas tres últimas partituras, y aunque ya lo consiguiera el año pasado, por encima de los premios, en los que dejé de creer hace tiempo, está el reconocimiento de los aficionados y seguidores, el cual, Desplat consiguió hace tiempo.

Dario Marianelli

marianelli-1.jpgEs un joven compositor que nos ha acostumbrado desde sus inicios a grandes obras de una calidad encomiable. Si bien sus primeros filmes no han tenido gran repercusión en nuestro país, no llegando a estrenarse muchas de ellas (El guerrero, El castillo soñado, I went down...), es a partir de obras como El secreto de los hermanos Grimm, Orgullo y prejuicio o V de vendetta, cuando el gran público ha empezado a seguir y admirar la obra de este compositor que, aunque nacido en Pisa, se estableció muy pronto en Inglaterra, donde ha desarrollado toda su carrera.

marianelli_expiacion.jpgEn 2007 cuenta con la banda sonora de Expiación, que si bien en nuestro país se ha estrenado ya en 2008,  ha conseguido entrar en la carrera de los premios de 2007 al haber sido estrenada en diciembre en Estados Unidos y ya ha conseguido obtener el Globo de Oro de este año al mejor score. Expiación cuenta con una música romántica y melancólica, con grandes temas orquestales y otros más intimistas y tristes. Se trata de una gran banda sonora, una prueba más de la proyección de futuro que posee este joven compositor.

Philippe Rombi

rombi-1.jpgOtro compositor francés que poco a poco está sabiéndose labrar un camino. Actualmente es un auténtico desconocido y sólo se le recuerda a nivel internacional por su trabajo para Feliz Navidad, pero lo bien cierto es que este joven nos está regalando cada año una joya musical.

rombi_angel.jpgEste año 2007 nos ha maravillado con la música para la última cinta de François Ozon, Angel, la historia de una escritora que consiguió alcanzar el éxito, pero cayó desde lo más alto hasta el mayor de los olvidos. Novela de Elizabeth Taylor, ambientada en las primeras décadas del siglo XX, cuenta con una música clasicista realmente evocadora de esos pasajes de la Golden Age de la música americana. Rombi rinde homenaje a las bandas sonoras de los años 50, y la perfecta orquestación y el amplio dominio de la variedad de registros hacen de este trabajo uno de los mejores de 2007. El piano aparece omnipresente en esta partitura, dirigiendo al resto de la orquesta y consiguiendo los momentos más cálidos y melódicos, así como los más lánguidos y tristes. Lástima que la poca repercusión de esta cinta, ni siquiera estrenada en nuestro país, impida a Rombi dar a conocer su calidad y proyección profesional fuera de su Francia natal y entre los escasos, aunque cada vez mayores, seguidores foráneos.

Christopher Gunning

gunning_1.jpgEs otro de esos compositores que hay que conocer gracias al boca a boca, dado que las cintas en las que suele trabajar no acaban de estrenarse más allá de Inglaterra o del país origen de la cinta. Ya nos había encandilado con su elegancia compositiva en cintas como A la luz del fuego, en series televisivas como Poirot o Rosemary and Thyme, o en películas documentales como Wild Africa.

En 2007 realiza la que puede ser catalogada como su mejor obra hasta el momento, La vida en rosa. Si bien la gran protagonista musical de este film es Edith Piaf y sus canciones, Gunning confecciona un score brillante, melódico, de bella factura, donde melancolía y romanticismo se entrelazan creando una perfecta combinación bucólica. Es difícil competir con canciones de Piaf, pero Gunning no sólo sale airoso, sino que triunfa y sobresale en esta película de Oliver Dahan sobre la vida de la diva de la canción francesa.

Philip Glass

glass_escandalo.jpgEn marzo de 2007 se estrenó en nuestro país Diario de un escándalo, con música de Philip Glass. Este compositor norteamericano al que siempre se le asocia con la música new age minimalista, nos ha dado otra gran partitura del año. Me cuesta considerar a Glass como un compositor americano, pues en su música hay cierto sabor europeo, que desvela su formación musical en París durante largos años. Su música es por momentos opresiva y en otros melódica y romántica, pero siempre rebosante de minimalismo en su esencia. Se trata de una música de bella factura que se acopla a la perfección a las imágenes.

Esta obra de Glass consiguió ser nominada a los Oscar, a los Grammy y a los premios Satellite, pero no consiguió ninguno. Sin embargo, por derecho propio, esta banda sonora pasa a engrosar el número de magníficas obras de Philip Glass, entre las que ya se encuentran Las horas,  Powaaqqatsi, El ilusionista y Koyaanisqatsi.

Otros compositores americanos, estos puramente americanos sin llevarnos a equívocos, han realizado excelentes bandas sonoras que merecen prestarles atención.

Michael Giacchino

giacchino-1.jpgPor un lado, tenemos al joven Michael Giacchino, un compositor que viene pegando fuerte y que tuvo una exitosa carrera inicial en el mundo de los videojuegos. Algunos, entre los que me cuento, que no le damos para nada a las maquinitas, o mejor dicho videoconsolas, hemos adquirido sus discos por la calidad de sus obras. Ya son todo unos clásicos las bandas sonoras de los videojuegos The lost world: Jurassic Park, Call of duty o toda la saga de Medal of honor.

Y cuando dio el salto a las bandas sonoras, sorprendió a muchos que se resistían a conocer sus obras para los videojuegos, con excelentes bandas sonoras como Los increíbles, La joya de la familia o sus partituras para series de televisión como Alias y Perdidos.

giacchino_ratatouille.jpgEste año compone la que hasta ahora es su obra más completa y espectacular, Ratatouille. Un gran trabajo, con una amplia variedad temática y de estilos (está básicamente el sinfonismo, pero también hay jazz, folk, etc.), con ese acento francés que respira la película, y con unos temas trepidantes, descriptivos, alegres y coloristas. Sin duda ha sido la gran sorpresa del año, una obra completa y que calza a la perfección con esta obra maestra de la animación. Ratatouille y Michael Giacchino, no los olviden.

Alan Menken

menken-1.jpgEncantados nos hemos quedado los seguidores de Alan Menken después de comprobar que es capaz de renacer de sus propias cenizas (Cariño, estoy hecho un perro fue sólo un falso cohete) y realizar una banda sonora llena de esas canciones que desde siempre ha sabido hacer y que tantas estatuillas doradas le han valido (ocho Oscar con películas animadas de Disney).

Estamos hablando de Encantada, una película un tanto fallida en propósitos e ideas, pero que cuenta con una banda sonora llena de magníficas canciones en las que se combinan todos los estilos y sigue las tendencias actuales, algo que creíamos Menken había olvidado o, más bien, que caería en la tentación de repetir los moldes que tantos éxitos le valieron antaño. Y el score, sinfónico, tremendo, queda incluso grande a esta película, pues sobresale por los cuatro costados.

Marc Shaiman

shaiman_hairspray.jpgOtro que renace es Marc Shaiman, aunque con menor mérito, ya que este año nos presenta la adaptación cinematográfica de su ampliamente premiado musical de Broadway, Hairspray. Para la ocasión, Shaiman compone nuevos temas, pero que apenas hacen sombra a las canciones de mayor éxito del musical: "Good Morning Baltimore", "Without Love" o "You Can't Stop The Beat", aquí adaptadas al cine y a la voz de los propios intérpretes en la película: John Travolta, Queen Latifah, Michelle Pfeiffer, Christopher Walken, Nikki Blonsky, James Marsden, Amanda Bynes, Zac Efron, Brittany Snow y Elijah Kelley. Ciertamente es lo que mejor se le da a Shaiman, la composición de pegadizas canciones, que con mayor o menor éxito copan emisiones de radio, nominaciones de Oscar... Por ello, seguimos echando en falta ese Shaiman completo, capaz de crear bandas sonoras con excelentes temas musicales y sus canciones al uso.

Otro musical que sorprendió en 2007, pues se estrenó en enero, fue Dreamgirls, otra adaptación de Broadway que se debió valorar como del 2006. Y otros musicales que nos vienen en 2008, y que también son adaptaciones de musicales famosos previos en Broadway y otras partes del planeta, son Sweeney Todd y Mamma Mia.

Howard Shore

shore-1.jpgEl músico favorito de David Cronenberg también tiene algo que decir en este 2007. Mucha trilogía del anillo parecía haberle absorbido la capacidad de componer grandes partituras de calidad, y aunque por debajo de sus posibilidades, Shore compone una emocionante banda sonora para Promesas del este. Música melancólica, psicológica, a veces violenta y a veces tierna, y toda ribeteada de un halo de música rusa gracias a la omnipresencia de un violín solista que hará las delicias de los virtuosos más exigentes.

Alan Silvestri

Tampoco podía faltar en este año de renacimientos y reapariciones, pues ya le tocaba. Desde Forrest Gump, este neoyorquino no conseguía alcanzar ese sonido suyo al que nos tenía acostumbrados, con permiso de El regreso de la momia, Van Helsing y Un ratoncito duro de roer.

silvestri_beowulf.jpgEste año nos deleita con dos maravillas bien distintas. Por un lado tenemos esa ñoñeria de Una noche en el museo, en la que borda una música sinfónica trepidante y descriptiva, con un esplendoroso tema principal. Y por otro tenemos la épica Beowulf con temas imponentes con excelente percusión y gran dominio de la masa coral. Una música de aventuras, dramática, romántica, mística y épica a la vez, que hacen de ella una obra maestra y muy madura en la carrera de este veterano compositor.

Otros compositores internacionales

Hay otros compositores veteranos de Hollywood que este año 2007 lo han pasado en blanco o bien con obras menores en las que no han llegado a la talla de lo que son capaces de hacer y demostrar. Estamos hablando de compositores como James Newton Howard, Thomas Newman, Mark Isham, James Horner, Patrick Doyle, John Williams, John Ottman, y un largo etcétera.

En Europa podríamos decir tres cuartos de lo mismo con compositores de renombre que parece que se los ha tragado la tierra, pero llegados a este punto, uno prefiere hacer balance de lo que ha sido el 2007 en cuanto a música de cine en nuestro país. Todo ello, se podría resumir en tres grandes nombres.

Baños, Cases, Illarramendi

banyos-1.jpgRoque Baños con Las 13 rosas, Carles Cases con Oviedo Express y Angel Illarramendi con Teresa, el cuerpo de Cristo. Todos ellos construyen bandas sonoras bien distintas pero completas y de gran calidad.

Baños prueba esta vez con un clásico de nuestro país, la guerra civil, donde construye una partitura dramática que recoge el espíritu de la época, pero que abusa de un tema principal tremendamente bello.

Cases sigue con su jazz, en el que se desenvuelve como pez en el agua, al que dota de unos tintes y texturas nuevas, más pintoresco y grotesco, para una inusual historia de Gonzalo Suárez que no ha sabido absorber la música de Cases en su montaje y, por ello, uno está deseoso de que se edite el compacto para poder apreciar ese Cases en plenitud de forma.

illarramendi_teresa.jpgIllarramendi tenía la papeleta más difícil en este trío ganador, y la resuelve con soltura. Una partitura mística sin ser excesivamente espiritual. Tormentosa, mística, confusa y que eclosiona respirando gran libertad, como consiguió la Santa. 

Cierto es que tampoco podemos olvidar a unos cuantos compositores jóvenes que vienen pegando fuerte y que serán importantes no muy tarde. Estamos hablando de Fernando Velázquez (El orfanato), los hermanos José Manuel y Javier Tejedor (La torre de Suso), Nani García (De Profundis) y Pablo Cervantes (Luz de domingo).

Este año 2007 no ha estado nada mal. Veremos qué nos depara este 2008.