El efecto Hamelín del cine

  11 Octubre 2010

Cómo el leitmotiv influye en el espectador

John WilliamsEl cine es llamado el séptimo arte porque está compuesto de distintos elementos que, separados entre sí, suponen un arte específico. Su principal inspiración es la pintura, la búsqueda insaciable del hombre por darle movimiento a las imágenes. Inevitablemente, la literatura pasó a ser parte del cine, por la necesidad de plasmar, aunque sea de manera muy vaga, una mínima idea de lo que se quiere filmar. 

Cuando se pasó de lo documental a lo ficcional, recurrimos al arte del teatro, creando personajes y situaciones propias. Este afán por crear personajes y situaciones llevó a los realizadores a construir ambientes y espacios con la ayuda de la escultura y la arquitectura. Las más divertidas películas de comedia física de Charlie Chaplin exigieron una coreografía que, aunque no perteneciera a un género musical, tenían su influencia en la danza. 

Y, finalmente, tenemos la música.  Aunque los inicios del cine fueron mudos, esta característica sólo fue aplicable a la ausencia de diálogos y efectos de sonido, mas no a la musicalización en sí. Desde su génesis, el cine empezó de la mano de la música. Ya sea a través de un acompañamiento de piano en la sala o de un gramófono, la música era utilizada para suplantar la ausencia de efectos de sonidos y ayudar al espectador a entender las acciones que ocurrían en pantalla; como también disimulaba el molesto ruido del proyector que interrumpía la concentración del espectador en ese nuevo mundo ficcional al que se adentraba cada vez que se acomodaba en una butaca.  Como tal, la música siempre fue utilizada para guiar al espectador y producirle un efecto empático, ya sea de alegría, tristeza, emoción o movimiento; o anempático con relación a la escena.

Recordemos que con la narrativa clásica, todos los elementos pertenecientes a las distintas artes están subordinados a una sola cosa: claridad y transparencia de la historia. Siguiendo la ley de causa y efecto, así como lo que sucede en una escena se resuelve en la siguiente: la iluminación, los decorados, los planos, el montaje y la música, entre otros elementos, están relacionados con la narración.  “La técnica cinematográfica, en vez de seguir siendo una novedad o un medio de rodaje, empezó a considerarse como un modo de transmitir la narración a través de una minuciosa manipulación de la atención del público” (1).  Y es que para entender el porqué de la narrativa clásica, debemos de tener presente que el cine nace como industria. Su propósito es hacer dinero, a pesar que algunos realizadores tengan ideas contrarias. 

El efecto Hamelín del cine

Industria, medio de comunicación y lenguaje

¿Cómo se convierte en industria? El cine debe contar con un atractivo comercial para llegar a las masas. De esta forma, no sólo es industria, sino que también es un medio de comunicación que tiene como objetivo -según su realizador– informar, distraer, entretener, opinar, criticar y, en resumidas cuentas, manipular. 

Pero para ser considerado un medio de comunicación, también debe contar con un sistema lingüístico que lo haga comprensible para quien lo recibe. En otras palabras, el cine cuenta con una serie de códigos lingüísticos con el propósito de comunicar algo a un gran número de personas. Todo en el cine está pensado para reforzar un mensaje que luego el espectador, sin mayores esfuerzos, pueda llegar a recibir, asimilar y comprender. 

La industria cinematográfica hollywoodiense controla las carteleras mundiales, por encima de las obras europeas, orientales y latinoamericanas; no por la buena calidad de sus obras, sino por la astuta combinación de elementos que poseen, basados en minuciosos estudios de mercado, con los cuales logran cautivar a las masas populares.

Vale la pena aclarar que cuando hablo de masas populares no me refiero a personas de bajos estratos sociales o de poca educación como solía cautivar el cine en sus inicios. Con el pasar de los años, el cine se las arregló para unificar y manipular personas de todos los estratos sociales, políticos y económicos, agrupando en una sala de cine tanto a analfabetos como a intelectuales que, ante los avances de la tecnología y la creatividad de las historias, quedan igual de hipnotizados por la pantalla grande. Así que cuando hablo de masas populares, me refiero a todas las víctimas del consumismo actual.

El cine no sólo nos ofrece una historia entretenida para matar una hora y media de tiempo de ocio; el cine nos vende un modo de vida, un sueño, una cultura, que en gran parte pertenece a Hollywood.

En las siguientes páginas vamos a analizar cómo el cine utiliza la música (específicamente, el leitmotiv) cual flautista de Hamelín, para crear sensaciones en el espectador, guiando y manipulando su atención durante toda la historia. Veremos, también, cómo varía el uso del leitmotiv según el género y los efectos que produce en las masas.

El motivo recurrente o leitmotiv

Richard WagnerEl cine continuamente utiliza ciertos elementos (imágenes, iluminación, música) de la puesta en escena como motivo recurrente para hacer énfasis en algún personaje, objeto, lugar, tiempo, o situación, con el fin de que el espectador logre identificar, sin mayor esfuerzo, la relación entre ese elemento y lo que se representa en escena. 

Para llegar a ser considerado un motivo recurrente, el elemento utilizado como tal debe repetirse, por lo menos, tres veces durante la historia; de otra manera, pasará desapercibido o no se entenderá la intención. Cuando el motivo recurrente se emplea a través de la música, estamos hablando de leitmotiv

El término se refiere a “un tema o idea coherente, claramente definido para que pueda conservar su identidad en caso de ser modificado posteriormente, y cuyo propósito es el de representar o simbolizar una persona, objeto, lugar, idea, estado mental, fuerza sobrenatural o cualquier otro elemento dramático, usualmente operístico, vocal, coral o instrumental” (2). 

Esta técnica fue heredada directamente del teatro y la ópera, a través de Richard Wagner, quien había encontrado esa manera sofisticada de organizar el material musical para que concordara con las acciones y los estados de ánimo. 

No es casual que uno de los más exitosos compositores cinematográficos de Hollywood, John Williams, haya utilizado las técnicas wagnerianas para componer la musicalización de varias obras de gran éxito. Williams utilizó la escala diatónica para componer temáticas heroicas como en las sagas de Star Wars, Indiana Jones y Superman; la escala cromática para temáticas de objetos, cosas o elementos negativos en Tiburón (Jaws); el uso de sonidos brillantes para elementos positivos o timbres oscuros para los elementos negativos.

Casablanca

Usos del leitmotiv

La utilización de distintas técnicas musicales de acuerdo a la temática que se quiera buscar o en la cual se quiera crear una sensación determinada, nos da una idea de que el leitmotiv tiene distintas funciones que dependen del género en que se utilice. Estas funciones pueden ser las de describir, remarcar o reemplazar y están asociadas a un personaje, objeto o situación.

Un ejemplo de leitmotiv como reemplazo asociado a una situación se da en la película Casablanca (1943) de Michael Curtiz cuando se escucha la canción As Time Goes By, escrita por Herman Hupfeld e interpretada por el actor Dooley Wilson, quien realiza el personaje de Sam.

Esta música de pantalla o diegética, ya que el espectador puede apreciar claramente la fuente de la cual proviene, y que luego pasa a ser música de foso o extradiegética, es el indicativo de una mirada al pasado (a través de flashbacks o recuerdos de los personajes) que cuenta la historia amorosa de Rick (Humphrey Bogart) e Ilda (Ingrid Bergman); en cambio, cuando se los ve juntos en el presente, de alguna u otra forma la canción es interrumpida. De esta manera, el espectador entiende un antes amoroso cuando escucha la música y percibe un después rencoroso al no escucharla en el presente. 

El leitmotiv y el género

Jaws (Tiburón)La utilización del leitmotiv para remarcar una situación está siempre subordinada al género.

Dos amantes que se encuentran, siempre tendrán una misma canción de fondo que representa el momento romántico (la canción Unchained Melody en la película Ghost); una persecución en una película de acción también va a tener una misma canción que represente esta situación, remarcando el género que se está viendo, o, en el caso de que sea una hibridación de géneros, para indicar el cambio de tono de un género a otro.

Si nos remitimos al género terror y tomamos como ejemplo el subgénero del cine gore, podremos apreciar que la utilización del leitmotiv tiene otra función. 

En la película Friday the 13th (1980) y sus secuelas, el director Sean S. Cunningham elige un tenue jadeo en forma de susurro para anunciar la presencia de Jason Voorhees, sin mostrarlo previamente en escena, creando en el espectador la misma sensación de temor e inseguridad que siente el personaje que está a punto de ser atacado. En este caso, la función del leitmotiv está asociada con la psicología (perturbada) de un personaje, indicándole al espectador que el asesino está cerca. 

Otro ejemplo en el mismo género es el de la película Halloween (1978), en donde el director, John Carpenter, anuncia la presencia del asesino, Michael Myers, a través de su respiración intensa, creando una especie de sonido subjetivo. Este recurso lo utilizó primordialmente en las escenas diurnas en las que no tenía ningún efecto terrorífico mostrar al asesino; sin embargo, revelar su presencia mediante una respiración con cámara subjetiva le produce más incomodidad al espectador. 

Uno de los ejemplos más memorables en el cual el leitmotiv se utiliza para remarcar la presencia, en este caso de un animal peligroso, es en la película Jaws (1975) dirigida por Steven Spielberg. En Jaws, John Williams populariza el sonido del ataque de un tiburón, el cual fue reconocido en el mundo como un sonido único del peligro que acecha en el mar. Ha sido representado audiovisualmente en muchas ocasiones e, inclusive, de manera metanarrativa en la película animada Shark Tale (2004), en donde los depredadores escualos tararean el tema de Williams al acercarse a un indefenso pez.

Star Wars (La guerra de las galaxias), episodio IV: Una nueva esperanza

Star Wars

Una de las películas más reconocidas por su diseño sonoro y en la cual la utilización del leitmotiv actúa como significante estrella de la narración, es en la saga de Star Wars

Escrita y producida por George Lucas (quien sólo dirigió la primera de la trilogía original y, posteriormente, todas las pertenecientes a las precuelas), Star Wars responde a una narrativa estrictamente clásica, por lo que el recurso del leitmotiv es utilizado, no sólo para remarcar situaciones, sino también para describir lugares y personajes. 

Aparte del reconocido anatema con el que inician las seis películas, Lucas y el ya mencionado John Williams crearon los distintos temas que ayudarían a un espectador clásico a distinguir, primordialmente en este género épico, el bien del mal. 

Algunos ejemplos de los distintos temas compuestos para determinados momentos, lugares o personajes son:

Star Wars, episodio I: La amenaza fantasma     1.     Personajes:

El Tema de la Princesa Leia, tal como su nombre lo dice, acompaña los momentos en que la princesa se encuentra vulnerable o frágil. El mismo describe el carácter romántico del personaje y se escucha solamente cuando se encuentra sola.

Por otro lado, tenemos la Marcha Imperial o el Tema de Darth Vader, el cual cuenta con sonidos de inspiración militar que representan la crueldad y el inhumanismo del Imperio, así como también anuncia la atemorizante presencia de Darth Vader. Estos dos temas están subordinados a las características de los personajes, dejando claro al espectador la distinción entre el bueno y el malo.

     2.     Lugares:

Uno de los lugares que cuentan con su propio leitmotiv es la Estrella de la Muerte que, por lo general, es acompañado de un plano de establecimiento o situación, para ubicar al espectador en el espacio.

     3.     Situaciones:

El Tema de amor o Tema de Han Solo y la Princesa es utilizado en todos los momentos de encuentros sentimentales entre estos dos personajes. De la misma forma, también se representan con un tema distinto los encuentros de la princesa con su hermano Luke.

De esta forma, Williams separó los lugares crueles de los lugares pasivos, el imperio de los rebeldes, el amor del odio… en una película cuyo tema central era la fuerza versus el lado oscuro. Representó características de los personajes como también encuentros entre dos personajes o más.

No sólo los personajes principales cuentan con un tema propio; los demás que aparecen en las siguientes películas también van adquiriendo un tema que los identifica en característica y lugar de donde provienen. Así, la saga Star Wars es una de las películas que cuenta con una gran labor musical, integrando al cine, nuevamente, el uso de orquestas sinfónicas para interpretar los temas musicales y realizando detallados diseños de efectos de sonido que perduran en la historia cinematográfica.

La música heroica

En busca del arca perdida, inicio de la saga de Indiana JonesPor último, pero no menos importante, pasaremos a analizar el uso del motivo recurrente musical en las películas de aventura o de héroes.

En este género, más que en cualquier otro, el uso del leitmotiv está estrechamente ligado, no sólo a describir un personaje, sino también, a la estrella que lo interpreta. 

El star system juega un papel importante en este tipo de películas donde se quiere vender una imagen heroica que perdure en el tiempo, transformando la relación actor/personaje en un mito. Tal es el caso de películas de los famosos superhéroes de comics como Superman y Batman, o las películas de aventura y acción como el personaje Indiana Jones o el agente 007.

En todas estas películas, el leitmotiv es utilizado estrictamente para recalcar los momentos en que nuestros héroes llegan a salvar el día y, la misma melodía, nunca es utilizada para ninguno de los otros personajes (secundarios) de la historia.

De esta forma, podemos concluir que definitivamente, todos los códigos estilísticos del cine están subordinados a la narración y a causar distintos efectos en el espectador.

La música, a través del leitmotiv, no sólo causa sensaciones emanadas de la trama, sino que también deja su huella en el espectador que, fascinado por la historia, inconscientemente adopta una idea basada en la poderosa industria cultural del cine hollywoodiense.    

Escribe Enrique Kirchman

John Williams

Notas 

  1. BORDWELL, David, STAIGER, Janet, THOMPSON, Kristin. El cine clásico de Hollywood: estilo cinematográfico y modo de producción hasta 1960. Barcelona: Paidós. 
  2. FilmSound.org. Learning space dedicated to the art and analyses of film sound design: CONSTANTINI, Gustavo. Leitmotiv revisited. 

Bibliografía

BORDWELL, David, STAIGER, Janet, THOMPSON, Kristin. El cine clásico de Hollywood: estilo cinematográfico y modo de producción hasta 1960. Barcelona: Paidós.

MONTERDE, José E. Cine, historia y enseñanza. Barcelona. ed. Laia.

CHION, Michel. La audiovisión: introducción a un análisis conjunto de la imagen y el sonido. 1era ed. Barcelona. 1993. Paidós.

MORIN, Edgar. Las estrellas del cine. Buenos Aires, ed. EUDEBA.

John Williams y Steven Spielberg