Reflejos
Principal ] Arriba ] [ Reflejos ] El lugar donde estuvo Paraíso ]

 

Reflejos

En este gran absurdo (hasta en el título) se trata de plantear absurdo sobre absurdo, hasta ver cuál es más extravaganteReflejos ostenta nada menos que el primer premio del certamen de guiones para noveles instaurado por Antena 3 y Vía Digital, y que, entre otras cosas, suponía realizar –el autor o autores del guión- la película. Era el primer certamen que organizaba la televisión privada. No tengo ni idea de quien formaba el excelso jurado que vislumbró las líneas de calidad de tan maravilloso escrito. Habrá que pensar que tales ilustres miembros era gente unida a los grupos de las citadas fuentes y por tanto tenían acciones o gustos televisivos, ya que de otra manera no se puede entender este premio. Lo peor es que el producto una vez terminado sea proyectado en los cines. Lo suyo era que pasara directamente al consumo televisivo. Poco consumo fuera de ese va a tener. El día de estreno en uno de los cines en que se pasaba en la ciudad de Valencia o alrededores (¡7 cines!) no éramos más de 5 espectadores.

Existe de entrada un grave problema en este absurdo guión, ejemplo de lo que nunca se debe hacer, y es su sumisión a unos modelos televisivos basados en el “todo es válido” o en creer plenamente que el espectador del medio posee unas impresionantes tragaderas. Como apunta Mr. Arkadin, en su crítica de A mi madre le gustan las mujeres, la televisión se basa en situaciones, no en una progresión y resolución de acontecimientos. Allí, en el medio, se toman temas, cuanto más “abundantes” mejor, que se encierran en el metraje diario o semanal de la serie. Los capítulos de la serie tendrán en común a los protagonista y se seguirá idéntico esquema para que progrese la historia. El resto se adecuara a un tratamiento tan inocuo como repetitivo. Visto un capítulo vistos todos. Parece que se tratan muchos temas, algunos importantes, pero la realidad es que “eso” (y todo) es un espejismo que desaparece tan rápido como el azúcar en el café. El café además está aguado y el azúcar produce un edulcoramiento intenso.

Uno de los personajes de esta película, por llamarla de alguna manera, el “malo”, al ser preguntado por el policía atormentado por las razones que le han llevado a ser un criminal, contesta que “como muy bien debes saber” no existen razones, que sólo hay acciones. Las motivaciones son insustanciales. Estas palabras parecen ser, pues, las que ponen en órbita el discurrir de esta extravagante película. Y el de cualquier serie televisiva. Como no hay razones todo es posible.

David Fincher, David Lynch, Tarantino y, sobre todo, Amenábar son algunas de las sombras que planean sobre estos "Reflejos"Así en  estos Reflejos, título también arbitrario, todo es posible. Se trata de plantear absurdos sobre absurdos y comprobar cuál de ellos es más extravagante. Así hasta el final. En el filme, sin la más mínima lógica narrativa, la cosa va de asesinatos de unos niños que nos retrotraen (de ahí el probable reflejo) a otros asesinatos también de niños cometidos años antes. Pero ni unos (los de hoy), ni otros (los del ayer) poseen otra funcionalidad que llenar el cansino, torpe e insulto metraje. ¡Vaya con este principiante que nos ha caído en suerte! Por la fuerza o la atmósfera que desea conferir a las imágenes, parece emular a, pongamos por caso, Amenábar. Se puede comprobar que no es así ya que sus tiros van por otro lado. Es hora de decir, y desenmascarar, a tanto falso “mesías” como abunda en la dirección cinematográfica. Son simples prestidigitadores que algunos de nuestros jóvenes directores toman como maestros. El cine melodramático de Almodóvar (en un intento de parecerse a Buñuel pero embebido, en realidad, de la típica narrativa de Hitchcock: ¿se atreverá alguien a hacer una tesis sobre esa extraña simbiosis que se encuentra en la obra del último oscarizado español? Y es que, entre otras cosas, existe una rara identidad entre las cinematografías del realizador anglo-norteamericano y del aragonés tan sordo como Goya, otro aragonés universal) se desea imitar tanto como la falsa poesía de Medem o el realismo descafeinado de Fernando León por no citar la vaciedad del engreído Amenábar. Incluso los esquemas, o elementos genéricos de comedia, del cine de Colomo (amparados por su faceta de productor) o de Trueba han servido como apoyatura de futuros cineastas, al igual que los referentes policíacos nacidos de variopintos guiones de Díaz Yanes y llevados al cine por Monleón o, preferentemente, por Campoy.

Está claro, como he indicado, que la alargada sombra de Amenábar planea sobre este filme del joven Vivas (evitaremos el “cruel” juego al que se presta su apellido), pero como se supone que ha visto mucho, su poder de asimilación llega mas lejos. Así su obrita es un cruce del que participan tanto los modelos indicados de acá como el cine postmoderno de los Fincher (sobre todo Seven), Lynch, Tarantino u otros de menos categoría.. Los elementos y acciones que aquí se presentan (lluvia, foto oscura, asesinatos en los que se invita al juego, el difícil equilibrio entre el bien y el mal, la ambigüedad moral, la inevitable secuencia final con personas apuntándose al mismo tiempo...) muestran las huellas marcadas procedentes de esos autores. Pero, ¿importa algo todo eso cuando detrás no hay nada, ni siquiera un divertimento?

Como colofón, a la gratuidad general del relato, el director nos ofrece un sorprendente e inesperado final, demostrativo de su falta de seriedad, de creer que el cine es un juego al que él, y otros como él, se creen con el derecho no sólo de participar sino de obligar a otros a hacerlo. Una película debe tener una lógica y el final debe construirse dentro de esa lógica. Pero, las cosas parecen entenderse de otra forma como proclaman, por citar títulos comerciales que están ahí, El sexto sentido o Los otros (tan parecidas en muchas cosas). Y Vivas se aprovecha de ello. Hace falta paciencia para dejarse embaucar por un epílogo lento, exasperantemente lento, para conducirnos a un sorpresivo plano ante-cierre ya que el cierre (los ojos de la niña) quizá discurseen sobre la posibilidad de (¿otro reflejo?) una nueva repetición u otro filme: la niña ha visto todo lo acontecido, sabe la verdad y quizá mañana pueda reclamar justicia o hasta... convertirse en la  nueva asesina en serie.

Es inexplicable que se trate al espectador con tan poco respeto. Resulta inconcebible que el director sea capaz de tratar de engatusar con tantas historia, vueltas y revueltas inverosímiles. Ahí van algunas, aunque, como he dejado claro, el director, por boca de uno de sus personajes, ha dejado claro que no importan las razones: ¿por qué el policía protagonista es francés? ¿Se debe a que esa es la nacionalidad del actor que interpreta al personaje? ¿Cómo se explica el amor entre el probable asesino y la mujer del policía? ¿Qué tienen que ver la primera tanda de asesinatos con el segundo? ¿Cómo el asesino es capaz de “realizar” operaciones tan perfectas a los niños? ¿Acaso estudió medicina o es un médico rebotado? ¿Por qué el asesino esconde tanto los mensajes sangrientos? ¿Cómo el “asesino” –que no es- puede ser sacado de la celda, sin que medie autorización alguna, por un policía, habiendo además salido el “caso” del policía por televisión? ¿Cómo se puede admitir la muerte del abogado en la habitación de la comisaría? O en definitiva, por citar uno más de los múltiples absurdos que aparecen en el film, ¿cómo se puede sacar, de no se sabe dónde, una hija al presunto asesino, cuya mujer (tal como se dice en el filme) está siendo buscada y no se sabe dónde se encuentra?

Piruetas inconcebibles desligadas de cualquier rigor narrativo. Escenas mal construidas como aquella de las llamadas apremiantes del protagonista por el móvil a su mujer desde el coche (con, en un instante, la irrisoria búsqueda del aparato por el suelo mientras conduce el coche). Ella, entonces, está bañándose. Cada intento de llamada se corresponde con la inmersión de la cabeza en el agua, por lo que no puede escuchar la llamada del teléfono. La sorpresa se produce cuando él llega a la casa. Metiera o no la cabeza en el agua sería igualmente indiferente para escuchar el sonido del teléfono ya que éste... ¡ha sido previamente descolgado!.

Si las escenas resultan increíbles, los personajes no lo son menos. Amplio catálogo para escoger. Cualquiera de los policías (con el jefe a la cabeza), las mujeres (la esposa, la forense, la periodista “amante”), el falso “asesino”, el abogado... parecen provenir de otra galaxia.

Es lastimoso que esta cosa (¿acaso un guión de cine?) haya sido premiada por unos ¿profesionales?, pero mucho más es que hayan puesto en manos del principiante juguetón cerca de quinientos millones para realizar una película que además de mala no dará un duro en taquilla (también lo es A mi madre le gustan las mujeres pero dará dinero gracias incluso al apoyo de ciertos ¿críticos? que deben tener más alma de comerciantes que de analistas).

Adolfo Bellido

REFLEJOS

Título Original:
Reflejos
País y Año:
España, 2001
Género:
THRILLER
Dirección:
Miguel Ángel Vivas
Guión:
Miguel Ángel Vivas
Producción:
Ensueño Films
Fotografía:
Juan Miguel Azpiroz
Música:
Luis Miguel Cobo
Montaje:
Pablo Zumárraga
Intérpretes:
George Corraface, Ana Fernández, Emilio Gutiérrez Caba, Alberto Jiménez, Carlos Kaniowsky
Distribuidora:
Columbia-Tristar Pictures
Calificación:
Todos los públicos

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA