Intimidad (1)
Principal ] Arriba ] Intimidad (4) ] [ Intimidad (1) ]

 

Intimidad

Las tramas secundarias son absurdas y sus protagonistas esperpénticosNo es fácil emular El último tango en París. No basta con relatar una historia de atracción sexual entre desconocidos que acaban trascendiendo su pasión física para entrar en el nebuloso terreno del amor. Eso es sólo una idea, y la idea hay que llevarla a la práctica, hay que ponerla en imágenes, y es ahí justamente donde la mediocridad de sus epígonos hace brillar con toda su potencia la gran obra de Bernardo Bertolucci.

Intimidad es uno más de esos tristes remedos. Triste porque su intención se pierde en un farragoso e insustancial relato recubierto de una enfática presencia que no hace sino agravar el resultado. Los personajes carecen de la profundidad necesaria para dotar de verdad su peripecia, y aunque tal insuficiencia parece que se quiere suplir atribuyéndoles una biografía densa (abandonos, maridos comprensivos, hijos, ...) el resultado es completamente plano, cuando no absurdo. Quizá Marlon Brando hubiese podido dar entidad a personajes como el que nos presenta la película, pero Brando ya no parece estar para esos trotes.

Por otra parte, las tramas secundarias son absurdas, y sus protagonistas esperpénticos. En muchas ocasiones parece dar la impresión que la historia no da más de sí (tampoco es cuestión de rodar un porno), y no queda más remedio que bifurcarla en direcciones que ni aportan nada interesante, ni la completan, ni la matizan, ni la hacen entretenida. Las referencias al teatro que reproduce/idealiza la realidad resultan a estas alturas tan manidas, que sólo pueden conducir al sopor. El papel del alelado marido de la protagonista y su relación con el amante de su esposa posee fundamentos para la comedia, pero no parece ser esa la intención del director.

Toda la historia está contada con un empaque de pretenciones rupturistas que ni siquiera resulta agresivoY a todo esto que llega el amor. Pero llega porque tiene que llegar, porque lo exige el guión, porque esa es la historia, pero no porque descubramos en los personajes una evolución que nos conduzca a ese punto. Perfectamente igual podría haberlos conducido al asesinato en serie.

Pero lo más grave es que todo esto está contado con un empaque de pretensiones rupturistas que ni siquiera resulta agresivo; tan sólo aburrido. La cámara al hombro puede tener una funcionalidad, responder a exigencias de la narración, pero lleva camino de convertirse en un recurso intelectualoide que lo único que consigue es que no podamos ver la película. Quizá así, pensará alguno de sus ideólogos, llegaremos a creer que lo que no hemos podido ver tiene cierto interés, porque lo visto...

Poco queda por decir. Si películas como ésta triunfan en festivales como el de Berlín, mal vamos. Si la evolución del lenguaje cinematográfico ha de seguir estos caminos, peor.

Marcial Moreno

INTIMIDAD

Título Original:
Intimacy
Género:
DRAMA
Dirección:
Patrice Chéreau
Guión:
Patrice Chéreau, Hanif Kureishi, Anne-Louise Trividic
Producción:
France 2 Cinéma (FR 2), Studio Canal, Greenpoint Films
Fotografía:
Eric Gautier
Música:
Éric Neveux
Montaje:
François Gédigier
Intérpretes:
Mark Rylance, Kerry Fox, Timothy Spall, Susannah Harker, Alastair Galbraith
Distribuidora:
Vértigo Films
Calificación:
No recomendado menores de 18 años

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA