Principal
Arriba

Largo camino hasta Chicago
Velocidad y ritmo
Todo es espectáculo
Danny Elfman en Chicago
Joshua Logan
Bob Fosse y Chicago
Musical en re mayor

VELOCIDAD Y RITMO: TRANSICIÓN HACIA EL MUSICAL MODERNO

Por Enric Albero 

Un musical mucho más puro que "Dancer in the dark".El musical, con la disolución de los grandes estudios, pasó (tristemente) a peor vida. No obstante, siempre existen amantes del género que están dispuestos a realizar la intentona definitiva y pergeñar: EL MUSICAL (POS)MODERNO.

Si bien es cierto que algunos sólo intentan revisitar las matrices genéricas y adaptarlas a nuestros días, como hicieron Martin Scorsese (New York, New York) o Herbert Ross (Pennies from Heaven) a finales de los 70 y principios de los 80[1]; otros, adalides de la trasgresión y demiurgos dogmáticos a un trípode pegados (mal que les pese), nos ofrecen, cual gran superficie en época de excitación promocional, lo nunca visto dentro del género, una otredad cinematográfica de alcance pluscuamperfecto, algo así como: EL RE-MUSICAL.

El primero es un cineasta tremendamente creativo, que cuenta en su haber con filmes de alto copete; director de retina avispada, excesivo en sus métodos y faraónico en sus (falsas) propuestas; es decir: Lars Von Trier.

No es uno de los objetivos de este artículo poner en solfa el cine del realizador danés (cuya obra cuenta, a mi modo de ver, con piezas brillantes, como por ejemplo Los idiotas), ni tampoco el analizar su aproximación al género con su reputado filme Dancer in the Dark. Ahora bien, su figura y (en concreto) esta película que acabamos de mencionar, nos servirán como punto de partida para desvelar las conclusiones ulteriores de este articulo, que no pretende sino establecer un pequeño análisis comparativo entre los dos últimos filmes musicales de más reciente estreno: Moulin Rouge y Chicago.

En Bailando en la oscuridad, Von Trier se desembarazó de las falacias dogmáticas para elaborar una pieza irregular (en unas ocasiones genial, en otras demasiado forzada) que el propio autor (ayudado, siempre, por cierto sector de la crítica) se encargó de vender como un musical moderno, pero ¿dónde radica este sentido de la modernidad? ¿Significa modernidad, originalidad? ¿Es moderno aquello que se inscribe en el tiempo actual? ¿No sigue siendo moderno el Julio César de Shakespeare?

La supuesta modernura de Von Trier no se observa en ninguna de las partes de su (buena) película: el argumento se adscribe a patrones dramáticos mil veces vistos (en ocasiones el dramón se hace tan forzado que resulta harto descorazonador), los números musicales (unos filmados con cierta incorrección, otros brillantes – el de la fábrica) vienen aliñados –como todo el filme- con una feroz crítica a ciertos estamentos sociales (crítica que no es ajena al musical, si no miren All that jazz y verán los dardos que se lanzan contra el propio mundo del espectáculo). No obstante, la supuesta optimización de los valores del género pierde (aún más) toda credibilidad Al contrario que Luhrmann, "Chicago" no confunde el ritmo con la velocidad del cambio de planos. cuando uno percibe que Von Trier copia deliberadamente algunos recursos de puesta en escena empleados por Herbert Ross en Pennies from Heaven (asumiéndolos, con la falta de delicadeza que le caracteriza, como propios).

Así pues, y a pesar de que la película no es, ni mucho menos, una obra deleznable, no podemos aceptarla, bajo ningún punto de vista (argumento, partitura, coreografías, ...), como lo nunca visto en el musical (y aunque les parezca una paradoja, tal vez por ello sea más valida de lo que en un principio pueda parecer).

Si Dancer in the Dark exhibía sus supuestos valores (pos)modernistas a partir de un cierto exacerbamiento de la crítica hacia ciertas conductas (e imposiciones) sociales, Moulin Rouge potenciaba su vertiente innovadora desde perspectivas ancladas al terreno de la forma.

En su crítica en el número 26 de esta revista, José Luis Barrera ya apuntó los males que afectaban a esta superproducción, a saber: la supuesta trasgresión formal (de la que más adelante hablaremos) quedaba, ya desde sus inicios, menguada por la adaptación de argumentos archisabidos, extraídos de las raíces del melodrama (y, como apuntaba Barrera, de obras como La dama de las Camelias o la ópera La bohême); la formulación de cierta propuesta estética que se postula como una suerte del todo vale (premisa que se basa, paradójicamente, en el borrado de toda regla estética: si algo queda bien, es que estará bien –de ahí que Kurt Cobain, Madonna y U-2 acaben sonando en el cabaret Pigalle en pleno siglo XIX), propuesta que no puede ser considerada como un error en sí, pero que se demuestra fallida al ampliarse al terreno visual, desembocando en la constitución de un ‘ritmo’ desacompasado y aturdidor (pasando por la construcción abigarrada, cargante y excesiva de los encuadres).

Y es que el ritmo es el mayor problema de esta producción: suele ser habitual, en los tiempos de este nuevo cine de barracón de feria, la confusión ontológica entre ritmo (tempo) y velocidad. Luhrmann, para otorgarle a su película la enjundia que su (simple y bobalicón) guión de historia manoseada no tiene, opta por fragmentar la imagen hasta los límites de la compresión: montajes basados en el videoclip sin ningún respeto por el lenguaje cinematográfico que, en lugar de dar nitidez a la imagen y favorecer su inteligibilidad, tienden a ejercer labores ocultistas, obligando al espectador a seguir su inverosímil sucesión para evitar efectuar los procesos de lectura pertinentes, lecturas que devienen fiascos incontestables; el empleo de una construcción espectacular de los encuadres, superponiendo planos de profundidad, con colores deslumbrantes, que no pretenden sino la fijación en los tejidos superiores (y superfluos) de la pieza, prohibiendo el acceso al verdadero quid de la cuestión: qué es aquello que se nos cuenta; el uso continuo de movimientos de grúa que dotan de cierto grado de La importancia de que los números musicales hagan avanzar la acción es algo que puede apreciarse a la perfección en "Chicago". magnificencia al espectáculo, que, por otra parte, no facilitan al espectador la configuración de cierta lectura crítica de lo que esta viendo, etc.

Así pues, la velocidad es el rasgo característico de este Moulin Rouge: velocidad arrítmica, pues, por un lado, no permite ver los números musicales (cortando su ‘ritmo’ coreográfico), y por otro, evita (al igual que las películas de acción –sirva como ejemplo la hiriente XXX) que la trama progrese, pues los números funcionan a modo de paréntesis, no tratan de hacer avanzar la narración.

Si entendemos el ritmo como progresión dramática de la acción, y no como sucesión vertiginosa de imágenes (velocidad), hemos de atender una evolución en la trama a medida que las secuencias avanzan; es decir, una vez rebasada una secuencia A, la secuencia B ha de aportar nuevos datos a la anterior: el drama debe avanzar.

Tal vez por todo ello el estreno de Chicago suponga para (muchos de) los miembros de esta revista todo un hallazgo cinematográfico. Hallazgo que no pretende establecerse como la cima de la modernidad, sino que desde el cine musical de ‘siempre’ lanza una visión crítica sobre tiempos pasados que se vierte sobre el tiempo presente.

Podemos hablar de ritmo en Chicago, y no de velocidad. El empleo ejemplar del montaje paralelo (y también del alternado) permite que los números no actúen como diques narrativos, obstruyendo la progresión de la trama, sino que, por el contrario, actúan como elementos de evolución narrativa. La superposición de las dos esferas narrativas (observen cualquier número, pero, por poner un ejemplo, el de claqué de Richard Gere al tiempo que lanza su perorata al jurado) resuelve la problemática de la supresión (o pausa) de la acción dramática. Pero la cosa no termina aquí: si en Moulin Rouge el diseño de los números musicales los tornaba invisibles, en Chicago sucede lo opuesto. Algunos han creído (o querido) ver ciertas afinidades con la estética del videoclip en el filme de Rob Marshall, sin advertir la minuciosa labor de montaje (de nuevo) llevada a cabo por sus colaboradores. La planificación de los números, valga como ejemplo el último que realizan Velma (Catherine Zeta-Jones) y Roxie (Renée Zellweger), encuentra su razón de ser en las partituras musicales: así, el corte suele realizarse en función de la evolución de la música. Si bien es cierto que no se planifica al modo clásico (plano secuencia que permite ver la evolución de los virtuosos bailarines), tampoco se cae en la tentación de elaborar el ritmo intrínseco al número musical a través de un montaje epiléptico (estilo Luhrmann), sino que se opta por ajustar imagen y sonido formando un todo sinérgico.

Dentro del terreno compositivo, Marshall resuelve la papeleta de modo más funcional: evita el abigarramiento de los planos (salvo en los que lo requieren: por ejemplo el primer número de Zeta-Jones o el de las marionetas) y permite ver la evolución de los actores-bailarines (los números de Mr. Celofan, o el de Zellweger a lo Marilyn). Opta Marshall logra pervertir la falacia del sueño americano desde la aparente ligereza de un musical. por la sobriedad de decorados (en las coreografías) dejando ‘ver’ al espectador, en lugar de enmarañar su retina entre colores pastel y fuegos artificiales.

Desde el punto de vista argumental, Chicago no es más (ni menos) que la adaptación de una obra de Broadway de tintes negruzcos. Acusábamos a Luhrmann de reiterativo, de querer embaucarnos con algo que ya habíamos visto demasiadas veces. No resulta nada nuevo el guión de Chicago: no es Adaptation. Se aferra a unos patrones, pero no se queda en ellos: si Moulin Rouge se erigía en la imagen de marca de un cine mcdonalizado, Chicago, a partir de unas líneas argumentales harto conocidas, trata de proponer una reflexión sobre la construcción de un país: abogados guiados por intereses crematísticos, jurados pervertidos por verdades prefabricadas, mujeres (curiosamente extranjeras) llevadas al cadalso injustamente, funcionarias de prisiones proclives al soborno, periodistas amarillos dispuestos a ser manejados como marionetas para ver quién consigue la noticia más escandalosa, coristas metidas a divas mediante el hurto o el asesinato: la cima del sueño americano no se alcanza, precisamente, trabajando duro.

Si Jacques Tourneur consiguió entretenernos al escenificar la lucha de clases en El halcón y la flecha, Rob Marshall pervierte la falacia del sueño americano desde la aparente ligereza de un musical.

Por otra parte, la opera prima de Rob Marshall no esconde las deudas contraídas con los maestros (como hace Júpiter Von Trier): del Cabaret de Bob Fosse[2] (el gran homenajeado en el primer número All that jazz –titulo de una de sus películas-), al icono de Marilyn Monroe incorporado por Zellweger, pasando por el propio Von Bob Fosse es ampliamente homenajeado en la película: Marshall no oculta sus deudas con los maestros. Trier (sí, aunque les parezca extraño Marshall imita el mejor número de Dancer in the dark, aquel en que las máquinas de la fábrica creaban la melodía de la canción, y lo reproduce en la cárcel de mujeres, donde la música se origina a partir de los distintos sonidos que se van reiterando –un grifo que gotea, ¿recuerdan?).

En resumen: la modernidad no consiste tanto en buscar la originalidad por la originalidad (o la innovación por la innovación), como en proporcionar cierta visión crítica sobre el entorno. Seguramente por eso Dancer in the dark sea una película estimable (que peca de soberbia al encubrir sus préstamos), Moulin Rouge resulte un envoltorio chillón que esconde una nada desalentadora y Chicago, realizada con mucha más modestia que las dos anteriores, se constituya como una pieza digna, eficaz, ácida (por menos evidente que el filme de Von Trier), crucial: moderna.

Tal vez lo moderno es sólo aquello que a pesar del tiempo, sigue manteniendo su valor original. Tal vez lo clásico siga siendo más moderno que nunca: por eso Shakespeare seguirá siendo el mejor guionista de todos los tiempos. 

******************

[1] Que las dos películas no se inscriban en el presente no impide que sus reflexiones lo aborden.

[2] Recuerden que quien estrenó Chicago en Broadway fue Bob Fosse, de ahí que toda la película se conforme


 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA