Principal
Arriba

El buen americano
El espectáculo Spielberg
Salvar América
El color púrpura
Capturar tiburón malvado
Salvar al soldado Spielberg
El doctor Jones, supongo
Los paraísos perdidos

SALVAR AL SOLDADO SPIELBERG

Por Israel L. Pérez

 

Spielberg no sólo dirige, sino que desde su "Dreamworks" también controla gran parte del camino seguido por el cine americano actualAñora lo que sucedió cuando todavía no pintaban canas en su cuidada barba y lucía un sucio casco de camuflaje en lugar de una radiante gorra roja; cuando todavía era simplemente un soldado. Recuerda aquel desembarco, sin embargo, no estaba allí; porque él, al igual que un ET, cayó del cielo. Consiguió no ahogarse o ser devorado por algún Tiburón, aterrizando en tierra firme con su seguro paracaídas. Mientras tanto, muchos de sus belicosos compañeros –futuros amigos con los que se atrincherará para contar Cuentos asombrosos- sobrevivían en la orilla de la playa a duras penas.

El Capitán Zemeckis, el Sargento Dante y los soldados De Bont, Hooper y Landis (entre otros) salieron ilesos y se fueron En busca del arca perdida (o como se le conoce comúnmente, Rey Midas). El soldado Spielberg ya era conocido en el mundo entero por dirigir grandes hazañas, pero este escuadrón ansiaba encontrarlo para que sus objetivos tuvieran un productor ejecutivo.

Muchas fueron las monstruosidades que vieron en su aventura, y buena nota tomaron de ello para proponérselas al rescatado salvador. Gremlins (Joe Dante, 1984), Gremlins 2: la nueva generación (Joe Dante, 1990), Men in black (Barry Sonnenfeld, 1997), Evolution (Ivan Reitman, 2001) o Parque Jurásico III (Joe Johnston, 2001) fueron la artillería que prosiguió a la bomba extraterrestre del aventajado. El cual, también se encargó de plasmar la barbarie de un modo serio y realista con La lista de Schindler, y produciendo una serie de documentales: Survivors of the holocaust (1996), The last days (1998), Eyes of the holocaust (2000) o Shooting war (2000).

En medio de esta lógica de, todo(s) para mí y yo para todos, evidencia el tamaño de su ego apareciendo en documentales como “él mismo”, hablando de Stanley Kubrick, Chuck Jones, Clint Eastwood y, sobre todo, de él y su obra.

Algunas de las producciones que oficialmente no ha dirigido, como "Poltergeist", con el tiempo se ha podido constatar que obedecen enteramente a sus inquietudes y planteamientos como directorA la sombra de la bandera americana, cuando el calor más aprieta, es el momento de unir a las familias. Una lección que aprendieron los buscadores cuando se toparon con una familia desahuciada por las crueldades de la guerra: hay que salvar a los niños, hay que cuidar su pureza de espíritu e inocencia infantil. Nada mejor que atacar cada periodo estival o navideño con historias para toda la familia (la mayoría de las citadas más arriba también lo son). Los goonies (Richard Donner, 1985), Los Picapiedra (Brian Levant, 1994) o Casper (Brad Silverling, 1995), arrastran al grupo. Las tres partes de Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985-89-90), Esta casa es una ruina (Richard Benjamin, 1986) o La máscara del Zorro (Martin Campbell, 1998), buscan al sector adolescente. Mientras que Poltergeist (Tobe Hooper, 1982), Aracnofobia (Frank Marshall, 1990) o The haunting (Jan De Bont) son falso cine familiar destinado a las desviaciones hogareñas juveniles.

Cubriendo todos estos flancos sólo falta por atacar uno para una estrategia completa de aquel que fue soldado. Y así lo hace; abriendo fuego, acribillando, cosiendo a dibujos animados el cine y la televisión. Series como “Family dog” (1993) o “Animaniacs” (1993), esta última derivada en varios largometrajes para televisión, y películas como Balto (1995), las de Fievel, las del valle encantado, y Shrek (2001), son algunos de los muchos títulos.

Dudábamos de nuestra conducta ante semejante bombardeo a todos los públicos, hemos tomado la determinación de atrincherarnos y esperar que pase el aluvión. Nos preguntamos dónde está la personalidad (¿o es que acaso es ésta?), el terror y la angustia creados por un escualo, y la calidad cinematográfica de un desembarco. ¿Estará adormecido con morfina, como el resto de ese bélico relato? ¿Qué hay de apoyar proyectos tan personales como Yume/Los sueños de Akira Kurosawa (Akira Kurosawa, 1990)? Todos buscan al soldado Spielberg. Nadie parece encontrarlo.

Ha habido un alto el fuego,  estamos en época de tregua por la muerte del General Kubrick, Spielberg ha tomado el mando de su proyecto más ambicioso. Anteriormente cogió prestado algo de él: la secuencia del francotirador. Esta vez va en serio. El rango que ha cogido podría ser demasiado grande, el consejo de guerra sería inminente. 

 

Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Ir a la ÚLTIMA PÁGINA