Principal
Arriba

Cuando ruge la marabunta
Aquí un amigo
Con la muerte en los talones
Rashomon-Blake Edwards
Cinema Paradiso
Sin perdón
El último de la lista
Ópera prima
La muerte viaja demasiado
El valor del cine
Malalts de tele
Network
El bazar de las sorpresas
Gremlins 2
Ábrete de orejas
Farenheit 451
Retorno al pasado


Una novedad a partir del número 19 de la revista, es decir, con el nuevo milenio, es que en esta página haremos un pequeño análisis de algún libro, alguna edición en DVD o cualquier otra publicación vinculada con el mundo del cine que, por sus especiales características, nos anime a recomendarla a todos vosotros.

Así se hacen los libros de cine

El libro de Lumet agradará tanto a los amantes de las biografías como a los futuros realizadores que buscan manuales prácticos: una joyaTítulo: “Así se hacen las películas”

Autor: Sydney Lumet

Editorial: Rialp. Madrid, 1999.

Entre el amplio abanico de libros sobre cine que se publican en nuestro más, los que más han proliferado en los últimos años son las memorias de estrellas con más o menos renombre y los fáciles estudios sobre películas o actores más o menos míticos. Ello ha hecho que queden en segundo plano los estudios serios sobre directores y los manuales que pueden servir de guía al aficionado y/o futuro cineasta.

Por ello resulta doblemente agradable esta autobiografía de Sydney Lumet, “Así se hacen las películas”: por un lado, se aleja de las modas imperantes y, por otro, aúna en una única publicación las memorias de un director de prestigio con el planteamiento didáctico sobre cómo se realiza una película.

Tomando como hilo conductor el proceso creativo de un film (del guión al estreno, pasando por el trabajo con los actores, los planteamientos de cámara, el montaje o el tratamiento de la banda sonora), Lumet realiza un ameno repaso a todo el trabajo en equipo que supone la confección de un filme. Ameno, pero no exento de lucidez y de una pizca de mala leche (como sus sarcásticos comentarios sobre lo inútiles que son las premieres como fórmula para garantizar el éxito de un título.

De los problemas que hay que solventar diariamente y de las soluciones halladas en cada caso, el interesado en la realización cinematográfica puede sacar conclusiones muy provechosas. Al mismo tiempo, sus recuerdos sobre tal o cual intérprete ayudarán a los mitómanos a completar su documentación sobre su estrella favorita. En cualquier caso, que no espere el lector la “carnaza” habitual en las facilonas biografías-no-autorizadas: Lumet siempre ha sido un liberal y un caballero, por lo que sus comentarios nunca traspasan los límites del decoro... aunque en algún momento pueda intuirse que no todos los actores con los que ha trabajado son amigos suyos.

Queda, eso sí, la diferencia de opiniones entre el lector y el propio Lumet, ya que para el director de Filadelfia, algunos de sus grandes títulos son aquello que más “reconocimiento” (léase nominaciones al Oscar) han conseguido en su país, lo que hace que títulos hoy escasamente apetecibles (Asesinato en el Orient Express, Larga jornada hacia la noche) sean considerados por Lumet entre sus mejores obras. Aunque, sea cual sea la opinión que nos merece cada título, el director de Serpico o Día de perros siempre valora el trabajo en equipo, la aportación de todos y cada uno de los técnicos, para obtener un resultado final satisfactorio. Y, por otro lado, la ardua labor llevada a cabo en cada apartado del film: así, uno aprende a valorar el tratamiento fotográfico en filmes que nunca han gozado de prestigio por su “brillante” fotografía, la escasez de música en títulos que, pues eso, apenas tienen música original, y así sucesivamente.

Si aún no lo han leído aprovechen esta segunda edición aparecida en el año 2000, porque es un libro que pronto será un clásico. Seguro.

 
Volver al SUMARIO Página ANTERIOR Página SIGUIENTE Volver al INICIO DE LA REVISTA