C&I_Peq.gif (32982 bytes)

EnCad_Separado.gif (2838 bytes)


ÁBRETE DE OREJAS (La página dedicada al mundo de la música en el cine)

 

"QUÉDATE CON NOSOTROS, JOHNNY"

(A propósito de John Williams y "Stepmon")

Por Sabín

 

Cuando unos meses antes de la entrega de los Oscars’93 John Williams anunció su retirada del cine, muchos aficionados nos dábamos cabezazos contra las paredes: ¿quién compondría ahora las fanfarrias de las aventuras orquestadas por Spielberg? ¿cómo iba a atreverse George Lucas a estrenar su nueva trilogía galáctica sin la pomposa orquestación de nuestro querido Johnny?

Pero el tiempo todo lo cura. Aquel arrebato repentino sirvió para asegurarle un nuevo Oscar por La lista de Schindler (ya tiene casi tantos como Alan Menken y Howard Ashman), pero tras un par de años sabáticos, nuestro querido John T. Williams decidió volver a la carga. Y la Academia supo agradecérselo en el 95 con tres nuevas nominaciones: Sabrina en los apartados de canción y banda sonora de comedia, y Nixon como banda sonora de drama.

Han pasado los años y el bueno de John Towner Williams no sólo se mantiene fiel a sus conciertos en grandes auditoriums (sobre todo el Barbican Hall de Londres, la sede de su inseparable London Symphony Orchestra, donde ofreció recientemente cuatro conciertos inolvidables), sino que incluso está aumentando su habitual ritmo de dos partituras anuales, hasta alcanzar la pasada temporada cuatro títulos, entre ellos dos proyectos serios de Spielberg (Amistad y Salvar al soldado Ryan) y una "pequeña película" de Chris Columbus: Stepmon, aquí rebautizada como Quédate a mi lado.

Quédate a mi lado (Stepmon).jpg (24096 bytes)

Y esta división es un claro ejemplo de lo que viene siendo en las últimas décadas (desde mediados de los setenta, para ser más exactos) la carrera de nuestro querido Williams: una combinación de arte y espectáculo con mayúsculas (o sea, asociando su nombre al binomio Steven Spielberg & George Lucas) que corre paralela a una carrera "menor", en películas menos apabullantes pero, en muchos casos, mucho más interesantes. El punto de inflexión probablemente lo supone la obra de Oliver Stone, para el que ha trabajado en una trilogía que ya es un hito en el cine moderno: Nacido el cuatro de Julio, JFK y Nixon.

Pero no es del Williams espectacular del que queremos hablaros, ni de sus acercamientos a la música atonal para las experiencias de Stone. Este mes queremos repasar el otro Williams, el que hemos llamado "menor" en alusión al presupuesto de las películas, nunca en cuanto a la calidad de su trabajo, que sigue siendo de primera.

 

Pequeños dramas familiares

Chris Columbus comenzó su meteórica carrera como guionista de malintencionados productos de Spielberg, pero las partituras de Gremlins y Gremlins 2, casualmente, no fueron compuestas por Williams, sino por su más directo rival (y sin embargo amigo) en el ranking de músicos de cine: Jerry Goldsmith. Pero entró en el clan y eso siempre supone tener un apoyo a la hora de poder contar con los mejores.

Así sucedió cuando pasó a la dirección con Sólo en casa y Sólo en casa 2, donde contó con la partitura de John Williams (nominada además al Oscar). La relación funcionó a la perfección y así, no es de extrañar esta nueva colaboración en Stepmon (Quédate a mi lado), un pequeño drama familiar escrito por Ron Bass (el ganador del Oscar por Rainman) e interpretado por Julia Roberts, Susan Sarandon y Ed Harris... ¡no está nada mal para ser una "pequeña" película!. Además, ellas dos figuran en la lista interminable de productores ejecutivos, suponemos que como pago a la importante rebaja de su "chaché" habitual: así, si el film funciona ellas recuperan sus honorarios y si no lo hace, al menos podrán tener una posibilidad de ser nominadas al Oscar, que para eso se hacen estas películas "menores".

Pasando a lo que es la banda sonora, responde perfectamente el "otro" Williams (¿ya os habíamos dicho que es el mismo que en los sesenta se hacía llamar John Towner, Johnny T. Williams, John T. Williams y, finalmente, sólo John Williams?): pequeña formación orquestal y temas intimistas, delicados y centrados sobre todo en un instrumento solista, que lleva el peso de la banda sonora.

El ejemplo más conocido de este tipo de partitura es, probablemente, El turista accidental, concebida casi exclusivamente para el piano, aunque también Cartas a Iris y, en cierta medida, La lista de Schindler, participan de estas características.

Como siempre, el tema principal es de una belleza sublime, aquí nos es presentado en el primer corte ("Always and always") y lo retoma en distintos fragmentos, siempre interpretado por la guitarra solista de Christopher Parkening. La música no varía apenas a lo largo del compacto: hay versiones algo más dinámicas (como "Isabel’s horse and buggy" que transmite un aire de alegría propio de la "americana" más tradicional), pero en seguida regresa un tema íntimo (como "Talking pictures", un solo de guitarra que podría competir en sensibilidad con el violín de La lista de Schindler), en otras ocasiones el tema principal aparece acompañado del piano (como en "Isabel’s picture gallery") y, en definitiva, predominan los temas de guitarra acompañada de orquesta (sobre todo de la sección de cuerda y viento, como en "One snowy night").

Y es precisamente la falta de percusiones lo que distingue este tipo de trabajos "menores" de sus grandes fanfarrias, pero cada música tiene su momento y Stepmon se puede contar entre los pocos soundtracks publicados este pasado año que se pueden escuchar de un tirón sin sobresaltos, a lo que contribuye que sólo haya una canción, la romántica "Ain’t no mountain high enough", interpretada por Marvin Gaye y Tammi Terreli... toda una hazaña en los tiempos que corren, donde el "original soundtrack" es relevado a un solo tema, mientras cancioncillas deleznables llenan el compacto sin ningún criterio ni continuidad.

Un trabajo ideal para disfrutar una tarde de lluvia, en una romántica velada o, mejor aún, para olvidarnos del stress cotidiano. Por favor, John, no nos dejes. Sigue deleitándonos cada año con nuevas partituras.


VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL