C&I_Peq.gif (32982 bytes)

EnCad_Separado.gif (2838 bytes)


ENTRE DOS FUEGOS (película con momentos logrados, con cierto interés pero que no llegan a la categoría de buenas)

 

El abuelo. Nacionalidad: Española, 1998. Dirección: José Luis Garci. Guión: Garci y Horacio Valcárcel. Argumento: novela de Pérez Galdós. Intérpretes: Fernando Fernán-Gómez, Cayetana Guillén Cuervo, Rafael Alonso, Agustín González, Cristina Cruz

(Consultar SIN PERDÓN del nº 2 de EN CADENA DOS)

 

Barrio. Nacionalidad. Española, 1988. Argumento, guión y dirección: Fernando León de Aranoa. Intérpretes: Críspulo Cabezas, Timy, Eloy Yebra, Alicia Sánchez, Chete Lera, Paco Algora.

(Consultar SIN PERDÓN del nº 1 de EN CADENA DOS)

 

Cube (Cube). Nacionalidad: Canadá, 1997. Dirección: Vincenzo Natali. Argumento y guión: Natali, Andre Bijelic y Graeme Manson. Intérpretes: Maurice Dean Wint, Nicole de Boer, Nicky Guadagni

Entre los muchos experimentos que realizó Hitchcock a lo largo de su carrera figura Náufragos, película que se desarrolla íntegramente en una barcaza a la deriva y a la que se aferran varios personajes supervivientes de un naufragio. La idea de Cube es muy similar, aunque la manera de concretarla, la estética y los resultados tengan poco que ver con los de la película del maestro inglés.

El riesgo asumido en Cube es grande: un decorado único, un presupuesto ínfimo para lo usual en una película de ciencia ficción, y seis personajes que han de asumir el desarrollo de la trama sobre la base de sus diversas interrelaciones. Hitchcock consiguió llevar a buen puerto algo similar, pero no es éste el caso.

Hay que reconocer, a pesar de todo, que el planteamiento es original, la ambientación resulta digna, y la intriga está bien dosificada, de modo que no se producen caídas demasiado acentuadas de ritmo. Es lo mínimo exigible a una película de éste género, y en cierta medida lo tiene; pero quiere más: pretende trascender estos límites y hacer una parábola sobre la existencia, construir un microcosmos que refleje el mundo, y ahí el fracaso es ostensible.

Cube.jpg (14226 bytes)

Cube-2.jpg (20574 bytes)

En primer lugar los personajes son de una pieza; no hay evolución ninguna y todo es previsible. El policía malvado, la estudiante inteligente y dubitativa, el autista inocente pero a pesar de ello brillante, la médico de mediana edad frustrada, no son más que arquetipos archiconocidos. La oposición entre la teoría y la praxis, lo ideal y lo pragmático, está planteada, pero carece de cualquier desarrollo que la dote de interés. La resolución, en fin, cae en el tópico luminoso de siempre y no logramos saber si fuera está la mediocridad, si se ha quedado dentro o si todo es mediocridad, que no sería de extrañar.

El bueno se llama Kazan, y el policía, asesino y pederasta, se llama Quentin, casi lo más cinematográfico de la película, ya que su punto de partida la lleva a un planteamiento más propio del teatro o la televisión que del cine.

En cuanto a sus posiciones ideológicas, valgan tres detalles. Los inocentes temen al rojo y son salvados por el blanco. Nadie maneja el ingenio diabólico, no hay conspiración de poderosos, simplemente las cosas son así. Y la mejor manera de escapar es no hacer nada, permanecer esperando en el mismo sitio, de esa forma las cosas acabaran solucionándose solas.

Marcial Moreno

 

El extranjero loco (Gadjo Dilo). Nacionalidad: Francesa, 1997. Dirección: Tony Gatlif. Argumento y guión: Gatlif, Kits Hilaire y Jacques Maigre. Intérpretes: Romain Duris, Rona Hartner, Izidor Serban, Florin Moldovan,

Un nexo casi inexistente sirve de punto de apoyo de este casi-documental. Se trata de la búsqueda de un individuo (del que nada o muy poco sabemos) de la cantante que escuchaba su padre ya muerto. Viaje a los orígenes, a la búsqueda del padre, de una determinada cultura. Perdido en una Rumania triste y cruda el personaje vive en una comunidad zíngara y entre (junto a) ellos logrará descubrir el sentido de su vida. Es la descripción de ese ambiente lo que en realidad interesa el director, enamorado de la vida zíngara, tratando de retratar ese tipo de vida (anteriormente y sobre el mismo ambiente había realizado la irregular Los príncipes) donde las gentes viven en un ambiente desenfadado, pero sujetos a las mafias y los dictados de sus "padrinos". El racismo se insinúa. En este sentido estamos ante un film que observa, sin juzgar, determinadas aptitudes.

Valido como recreación de una etnia. Los personajes salvo los dos principales son la representación de ellos mismos. Frente a la rigidez de unas estructuras renace el sentido, de la libertad y de la vida encarnada por el principal personaje femenino. Excelente, el real, "patriarca" del poblado.

Amable e interesante. Tan liviana y dulce como efímera. Un pequeño retrato tan válido como insuficiente.

Mr. Arkadin.

 

Hormigaz (Antz). Nacionalidad: USA, 1998. Dirección: Eric Darnell y Tim Johnson. Argumento y guión: Todd Alcott, Chris Weitz, y Paul Weitz. Animación por ordenador.

(Consultar SIN PERDÓN del nº 2 de EN CADENA DOS)

 

Mulan. Nacionalidad: USA, 1998. Dirección: Barry Cook y Tony Bancroft. Guión: Rita Hsiaso, Chistopher Sanders, Philip Lazebnik, Raymond Singer y Eugenia Bostwick. Argumento: Robert D. San Souci. Personajes de dibujos animados.

(Consultar SIN PERDÓN del nº 2 de EN CADENA DOS)

 

El show de Truman (The Truman show). Nacionalidad: USA, 1998. Dirección: Peter Weir. Argumemto y guión: Andrew Niccol. Intérpretes. Jim Carey, Laura Linney, Natascha McElhone, Ed Harris.

(Consultar SIN PERDÓN del nº 2 de EN CADENA DOS)

 

Un crimen perfecto (A perfect murder). Nacionalidad: USA, 1998. Dirección: de Andrew Davis. Guión: Patrick Smith Kelly. Argumento: la obra de teatro de Frederick Knott. Intérpretes: Michael Douglas, Gwyneth Paltrow, Viggo Mortensen.

(Consultar SIN PERDÓN del nº 1 de EN CADENA DOS)

 

El trío (Das Trio). Nacionalidad: Alemana, 1997. Dirección: Hermine Huntgeburtg. Argumento y guión: Sczerba, Volker Einrauch y Huntgeburth. Intérpretes: Götz George, Chistian Redl, Jeannette Hain.

Una agradable película que tiende a ser (ante todo) un film esperpéntico tanto en la recreación de los personajes como en la resolución de ciertas escenas. Un comienzo precipitado da ocasión a reunir a todos los personajes del film. Y es que la situación inicial está mal explicada (personaje robando como unión posterior de personajes, "encierro" en la noria). Forzado (tal como se da) es el enamoramiento del joven del padre de la chica (la atracción por parte de padre e hija si está brillantemente señalada en la escena en que el joven se lava en el remolque). El final (lo mejor es toda la parte central) vuelve a ser tan embarullada como el comienzo (la marcha de los jóvenes, las actividades en paralelo del padre y aquellos), sobre todo después de haber asistido a una secuencia tan conseguida como la de la llegada al motel del pueblo (semi) abandonado. Al final el film vuelve a ganar en profundidad. El plano final está muy conseguido, así como el carácter esperpéntico (casi buñuelesco) del relato (la nueva niña ladrona, el cuarteto unido marchando hacia el fondo del plano)

Película sobre una Alemania de pícaros, lejana a la del milagro alemán. En este sentido el film, por la línea del esperpento, de un humor destacado, se hace mas visible que ciertas obras alemanas (plúmbeas) de alcurnia o excesivamente valoradas. Un trío insólito, en resumen, para una película con partes (e ideas) muy conseguidas, aunque terminen por frustrarse (en parte) por un evidente desequilibrio.

Mr. Arkadin


VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL

VOLVER A SIN PERDON